BiobíoConafMinagriNoticias PúblicasOficina CentralPortadaAutoridades, comunidad y actores del sector presentan Política Forestal en Biobío.

Con la presencia del ministro de Agricultura, Carlos Furche, del director ejecutivo de CONAF, Aarón Cavieres, del intendente de la Región del Biobío, Rodrigo Díaz, y de autoridades locales, se dio a conocer en Concepción la Política Forestal 2015-2035, que guiará el rumbo del sector los próximos 20 años.

En la ceremonia, efectuada en la Intendencia y bajo un amplio marco de público ligado a servicios públicos, gremios profesionales y empresariales, instituciones académicas y científicas, entidades ambientalistas, y organizaciones sociales del mundo laboral, campesinos y pueblos indígenas, estuvieron también presentes los integrantes del Consejo de Política Forestal, organismo asesor y consultivo del Ministro de Agricultura constituido en enero 2015.

En la ocasión, el ministro Furche dijo que la Región del Biobío es la capital forestal de Chile, ya que “tenemos más de 900 mil hectáreas en plantaciones y otro tanto en bosque nativo, es una fuente de ingresos y en consecuencia cuando se plantea una política forestal de largo plazo es evidente que el aterrizaje de esa política en la región es fundamental”.

El secretario de Estado agregó que “acá tenemos una mesa que replica lo que hemos hecho a nivel nacional, donde participan diversos grupos interesados en la materia y que han logrado llegar a una mirada común, donde se identificaron los cuatro ejes de acción para el futuro, desde los ajustes institucionales hasta la necesidad de mejorar la productividad y de inclusión de las comunidades locales, y que apunta a replantearse el desarrollo forestal para las próximas décadas”.

El Consejo de Política Forestal definió las directrices para el período 2015-2035, agrupadas en cuatro grandes temas; institucionalidad forestal; productividad y crecimiento económico; equidad e inclusión social; y protección y restauración del patrimonio forestal. En este trabajo participaron cerca de 200 personas en los distintos talleres y reuniones realizadas tanto en Santiago como en regiones, a fin de determinar los objetivos y metas a 4, 10 y 20 años.

Corto, mediano y largo plazo
“Esta política pública se hace cargo, con una mirada de corto, mediano y largo plazo, de los temas de futuro que preocupan al país, como la conservación de los recursos naturales renovables, la disponibilidad de agua, la generación de energía, el fortalecimiento de las pymes forestales y madereras, la mitigación del cambio climático y el desarrollo de la vegetación de las zonas áridas y semiáridas del país, entre otras materias”, explicó Aarón Cavieres, máxima autoridad de CONAF.

Cavieres agregó que dentro de los objetivos claves está el contar con una institucionalidad forestal pública, acorde a la importancia estratégica del sector, desarrollando funciones de coordinación política y técnica interinstitucional, planificación, protección, fomento, fiscalización, investigación e innovación, así como de diseño, ejecución y evaluación de políticas públicas sectoriales.

“También como meta nos hemos propuesto como país forestar 500 mil hectáreas en terrenos de aptitud preferentemente forestal, sin sustituir bosque nativo, pertenecientes a pequeños y medianos propietarios o de propiedad fiscal. Asimismo incorporar 1 millón de hectáreas de bosques nativos a manejo forestal sustentable con fines de producción de bienes de alto valor”, aseguró el director Ejecutivo de CONAF.

En la misma línea, el intendente de la Región del Bio Bio, Rodrigo Díaz, expresó que “valoramos mucho esta verdadera carta de navegación para el sector forestal chileno, además de destacar esta mirada de largo plazo, fundamentalmente para la Región del Bio Bio, con elementos sustanciales como ejes centrales, como son la sustentabilidad, la asociatividad, la inclusión social, la conservación y la productividad del sector”.

Metas
Además, la Política Forestal 2015 – 2035 se ha propuesto aportar un 30% de biomasa forestal (leña) a la matriz energética primaria, con el 50% de los productos certificados en origen y calidad; así como garantizar la activa participación de todos los actores y agentes sectoriales en el desarrollo forestal de Chile, formando parte de un proceso constructivo e integrador y percibiendo en justicia los correspondientes frutos de dicho desarrollo.

También busca reconocer todos los oficios y puestos de trabajo vinculados al recurso, la producción y la actividad forestal, sin observar mayores diferencias en las remuneraciones para similares categorías y funciones laborales, tanto al interior del sector como respecto de otros sectores económicos del país.

Finalmente, bajo esta política pública, se incorporará a procesos de restauración -bajo criterios de protección y conservación, utilizando preferentemente especies nativas- 500 mil hectáreas de terrenos de áreas prioritarias -pertenecientes principalmente a pequeños y medianos propietarios- que están deteriorados, erosionados, fragmentados en su cubierta vegetal, con pérdida de corredores biológicos o que presenten disminución de la calidad y cantidad de agua.