ConafLa AraucaníaNoticias PúblicasPortadaAutoridades visitaron obras destinadas a restauración ecológica

Seiscientas mil plantas anuales de especies nativas produce CONAF La Araucanía en el vivero de Curacautín, que cuenta con invernadero con sistema de riego, una red hidráulica, sombreaderos, más equipos destinados a la colecta y almacenamiento de semillas, destinadas en gran parte a la restauración ecológica de las reservas nacionales Malleco y China Muerta y el Parque Nacional Tolhuaca.

Así lo informó José Manuel Rebolledo, director ejecutivo de la Corporación Nacional Forestal, CONAF, en la reciente gira técnica que lideró en la región con una comitiva de autoridades de organismos internacionales y profesionales de CONAF. La autoridad indicó que tales avances son posibles gracias al financiamiento del programa ONU-REDD, en el contexto en la Estrategia Nacional de Cambio Climático y Recursos Vegetacionales (ENCCRV), ejecutado por la Unidad de Cambio Climático y Servicios Ambientales (UCSSA) de CONAF.

Con un financiamiento superior a los 38 millones de pesos, a cargo del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), se habilitó el vivero para abastecimiento de plantas más colecta y almacenamiento de semillas, lo que incluyó la construcción de invernadero con sistema de riego, instalación y automatización de red hidráulica y establecimiento de sombreaderos. Por otra parte, se invirtieron más de 8 millones de pesos para adquirir una cámara frigorífica para el almacenamiento y conservación de semillas.

Seguidamente, la comitiva se dirigió a la Reserva Nacional Malleco, donde la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) financia la ejecución de un módulo piloto de restauración ecológica en áreas prioritarias y vulnerables ante el cambio climático en la Reserva Nacional Malleco y el Parque Nacional Tolhuaca, por un monto de 73 millones de pesos.

En ambas unidades se establecieron 14 mil individuos de araucarias, lengas y coigües en 500 núcleos biológicos dispuestos en una superficie de 50 hectáreas, según lo explicó Felipe Sáez, profesional técnico asociado a CONAF y FAO. Además, durante el período 2018-2019 se realizó un ensayo de siembra de araucaria chilena en la Reserva Nacional China Muerta, en una primera etapa que involucró 5 hectáreas.
Las actividades descritas continuarán ejecutándose en las tres áreas silvestres protegidas, en donde se espera llegar a las 290 hectáreas cubiertas al año 2020.

A las anteriores actividades se sumó la firma de un convenio de cooperación entre el director ejecutivo de CONAF, José Manuel Rebolledo, y la representante residente del PNUD en Chile, Claudia Mojica, destinado a contribuir con los objetivos estratégicos de CONAF y el Programa País del PNUD en Chile, en donde se presenta un marco de colaboración entre ambas instituciones en materias de sostenibilidad, gobernanza y cambio climático, complementario a las acciones efectuadas por la ENCCRV.