ConafNoticias PúblicasPortadaChile desarrollada modelo de pago por servicio ecosistémico

El primer proyecto en Chile de pagos por Servicios Ambientales se firmó esta mañana en la Región de Los Ríos y contempla una iniciativa piloto, cuyo objetivo es la restauración de bosques nativos para la provisión de agua en el marco del trabajo con comités de agua potable rural.

En la ceremonia de firma de acuerdos de subvención de proyecto piloto de retribución por servicio ambiental de agua a comités de agua potable rural (APR) de Mashue (La Unión) y Niebla-Los Molinos (Valdivia) y de Liquiñe (Panguipulli), participaron Claudia Mojica, representante residente del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD); la seremi de agricultura, Moira Henzi Becker; el seremi de medio ambiente, Daniel Del Campo; el gerente de desarrollo y fomento forestal de la Corporación Nacional Forestal (CONAF), Luis Carrasco; y el director regional de CONAF Los Ríos, Óscar Droguett, así como representantes de las comunidades que desarrollarán el proyecto.

Cabe señalar en el marco de la implementación de la Estrategia Nacional de Cambio Climático y Recursos Vegetacionales a cargo de CONAF, el comité directivo del programa de colaboración de las Naciones Unidas para la Reducción de Emisiones debidas a la Deforestación y la Degradación Forestal en países de desarrollo, conocido como Programa ONU REDD, dio su aprobación a un total de USD 600.000 para el financiamiento de proyectos vinculados a los pagos por servicios ambientales (PSA), correspondiendo a la Región de Los Ríos el 50% de dichos fondos.

El director ejecutivo de CONAF, José Manuel Rebolledo, quien conoció en terreno los trabajos de las comunidades, sostuvo que la iniciativa busca compensar la microcuenca con labores de conservación y cuidado, por su vital aporte en la entrega de agua a la localidad, para el consumo humano, resaltando que “apostar por una gestión realmente sostenible de la tierra es fundamental para afrontar los desafíos de la humanidad, entre ellos el riesgo de desertificación, la erosión o la pérdida de biodiversidad”.

Por su parte Claudia Mojica, representante residente del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), indicó que “para Naciones Unidas esta iniciativa es altamente relevante, porque se enmarca en nuestros compromisos de acompañar esfuerzos nacionales para combatir los efectos de cambio climático y donde el trabajo con la comunidad es esencial. Chile es un país pionero en estas materias y tendrá un rol importante este año, al ser sede de la COP 25”.

En este mismo sentido, la seremi de agricultura, Moira Henzi, resaltó que “la importancia de estos pilotos es que se desarrollarán en tres puntos, donde hay un trabajo relevante con la comunidad, los que además dan pie para replicar esta iniciativa en otras partes del territorio nacional”.

Así también lo explicó el seremi de medio ambiente, Daniel Del Campo, quien manifestó que “desde el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera queremos agradecer todos los esfuerzos que han permitido que hoy estemos firmando este convenio. Como valdivianos y como habitantes de la Región de Los Ríos debemos sentirnos muy orgullosos de algo inédito en nuestro país, creo que es la primera vez que esta figura se lleva a cabo, donde PNUD a través de CONAF entrega recursos directamente a las comunidades para que administren esos recursos, protegiendo de esta forma sus cuencas y obteniendo agua de calidad”.

En tanto, el gerente de desarrollo y fomento forestal de CONAF, Luis Carrasco, señaló que “desde CONAF, en el contexto de cambio climático, se está abordando esta iniciativa de trabajar con las comunidades para proteger su agua potable rural. Ellos están preocupados del agua como una necesidad básica y la CONAF ha acogido esta preocupación a través del trabajo de recuperar y restaurar los bosques asociados a estas microcuencas, trabajando en particular con bosque nativo”.

La propuesta de la Región de Los Ríos, se realizó en el contexto de la generación de Proyectos Pilotos de Pagos por Servicios Ambientales, para lo cual se seleccionaron tres Comités de Agua Potable Rural, que contaran con alta capacidad organizativa para implementar un modelo que permita su replicabilidad.

Los Comités seleccionados fueron los de las localidades de Mashue, de Niebla-Los Molinos y de Liquiñe, quienes habían ejecutado iniciativas de recuperación de bosque nativo asociado a microcuencas abastecedoras de agua, en colaboración con actores relevantes y dueños de los predios donde se encuentran las microcuencas.

Entre las actividades a realizar destacan acciones directas de restauración de bosque y suelo en las microcuencas; sensibilización sobre su conservación y recuperación a los usuarios y personas asociadas a la organización; sensibilización sobre uso eficiente del agua, tanto a los residentes de dichas localidades como a la población flotante y turistas; fortalecimiento de capacidades de los socios y socias de los comités y programa de educación ambiental con escuelas del sector. Cada modelo de retribución tendrá pertinencia local, para lo que el proyecto contempla levantamiento de información y definición de áreas prioritarias para la recuperación en el territorio.