Oficina CentralSECOM

Chile ha recuperado unas 4 millones de hectáreas mediante la forestación, la recuperación y manejo del bosque nativo, la recuperación de suelos degradados y el riego, en su trabajo por frenar la desertificación en el territorio nacional.

Así se desprende del informe sobre los avances de la implementación de la Convención de Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación en nuestro país, señalando además que la inversión pública en los instrumentos de fomento del Ministerio de Agricultura, destinada a la lucha contra la desertificación, asciende a unos US$ 120 millones anuales, beneficiando a aproximadamente 50.000 pequeños y medianos agricultores e interviniendo alrededor de las 250.000 hectáreas al año.

En esta línea de acción y para conmemorar el Día Mundial de Lucha contra la Desertificación que se recuerda todos los 17 de junio, la senadora Adriana Muñoz, la diputada Andrea Molina, el ministro (s) de Agricultura, Claudio Ternicier; y el director ejecutivo de CONAF, Aarón Cavieres, plantaron en los jardines del Congreso Nacional de Valparaíso un ejemplar de toromiro (Sophora toromiro), legendaria especie endémica de Isla de Pascua que se encuentra extinta y por lo cual la Corporación Nacional Forestal mantiene un huerto clonal en el vivero de la Reserva Nacional Lago Peñuelas para reproducir este árbol –al igual que el Jardín Botánico– y de esta manera poder controlar la erosión en Rapa Nui.

Tras la plantación del toromiro, el ministro (s) de Agricultura, Claudio Ternicier, sostuvo que “este acto tiene un efecto muy simbólico, ya que a través de esta actividad queremos demostrar nuestra vocación por el cuidado de los recursos naturales, plantando una especie que está en extinción y que estamos tratando de recuperarla. Nuestra expectativa es poder hacer una reimplantación masiva del árbol en Isla de Pascua”.

Explicó también que las acciones del ministerio apuntan a un desarrollo productivo sustentable. “Eso significa que tenemos que cuidar los recursos naturales para traspasarlos a las futuras generaciones. Lo que hacemos nosotros es una explotación de los recursos, pero en forma racional. Tenemos a través de CONAF programas de forestación ya desde hace larga data y que han dado buenos resultados. Con orgullo podemos decir que somos una excepción en la región. Por eso hablamos de una deforestación cero. Esto es justamente en base a los programas de CONAF con especies introducidas, como el pino y el eucalipto, y con especies nativas”, comentó la autoridad.

Por su parte, el director ejecutivo de CONAF, Aarón Cavieres, señaló que “la especie Sophora toromiro está clasificada como extinta en estado silvestre desde el año 1960, sobreviviendo sólo en jardines botánicos, lejos de su hábitat natural, es decir, en Isla de Pascua, lo cual constituye una importante razón para continuar desarrollando acciones de conservación tendientes a recuperar la especie, junto con el Jardín Botánico Nacional de Viña del Mar, la Facultad de Ciencias Biológicas de la Pontificia Universidad Católica de Chile y la Universidad Austral de Chile, para la producción de semillas y posterior viverización de plantas con miras a la reintroducción gradual del Toromiro en Rapa Nui”.

En la actividad de plantación del toromiro también participaron el Oficial del Programa RCU para la LAC de la UNCCD, Heitor Matallo; el director regional de CONAF Valparaíso, Héctor Correa; y el secretario técnico y ejecutivo de la Fundación Jardín Botánico de Viña del Mar, Alejandro Peirano.