ConafNoticias PúblicasPortadaChile y Perú firman acuerdo para fortalecer sus parques nacionales

Un acuerdo de cooperación que busca mejorar en ambos países el fortalecimiento de las capacidades institucionales en acciones de conservación de flora y fauna y, por ende, de la biodiversidad existente en los parques nacionales, reservas nacionales y monumentos naturales, firmaron en el marco del III Congreso de Áreas Protegidas de Latinoamericano y El Caribe, que se realiza en Lima, la Corporación Nacional Forestal (CONAF) y el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado de Perú (SERNANP).

Así lo dio a conocer el gerente de Áreas Silvestres Protegidas de CONAF, Richard Torres, luego de la reunión y concreción de este acuerdo con el jefe del SERNANP, Pedro Gamboa Moquizalla, resaltando que “este acuerdo viene a ratificar el trabajo que hemos estado desarrollando con este servicio del Perú, donde la idea central es intercambiar experiencias y resaltados en temas tan relevantes como la gestión y manejo adaptativo para la conservación, el control de amenazas a la diversidad biológica y cultural de las áreas protegidas, intercambio de experiencia en gestión de riesgo de desastres, como también en gestión participativa, gobernanza, servicios ecosistémicos, bienestar humano y estrategias de financiamiento público y privado”.

En el acuerdo se establece que las actividades deben efectuarse bajo el marco de los objetivos de gestión de las áreas naturales protegidas del Perú y de las áreas silvestres protegidas de Chile, desarrollando especialmente actividades conjuntas de estudio, difusión, capacitación e investigación.

Además, ambas autoridades ratificaron que una de las líneas más relevantes de trabajo, junto a la de la conservación de la biodiversidad de estas áreas, es la de seguir mejorando los sistemas de participación en estas áreas, especialmente de las comunidades aledañas a ellas, donde resalta el trabajo que viene realizando CONAF bajo la metodología de los estándares abiertos para los planes de manejo de las unidades, que permite la participación no sólo de las poblaciones aledañas o cercanas, sino que también de otros actores, como el mundo científico, académico, de las ONG ambientales y del mundo privado.