La Araucanía

El único establecimiento municipal de la comuna que educa a niños y jóvenes con discapacidad intelectual y motora, tiene sello medioambientalista en su malla curricular.

Un cumpleaños emotivo, interactivo e inclusivo celebró este año Forestín con los niños de la Escuela Especial Ñielol, quienes festejaron los 43 años del copio, símbolo de la prevención de incendios y la conservación de los recursos naturales, con una obra de teatro, tarjeta y torta.

Esta vez el coipo quizo festejar con niños con discapacidad intelectual y motora en la única escuela especial municipal de la comuna que tiene  50 años de trayectoria y que hoy cuenta con una matrícula de 160 niños con alto porcentaje de vulnerabilidad social y cuyas edades fluctúan entre  4 y 26 años, que son educados y atendidos por 53 profesionales y administrativos.

“Partimos el cumpleaños temprano con una visita al seremi de Agricultura, Ricardo Mege y luego nos fuimos a la Escuela Especial Ñielol donde los niños de tercero y cuarto básico tenían preparada una representación sobre los valores de la amistad y la solidaridad, luego vino la torta y entre todos, cantamos el cumpleaños feliz. Los niños le entregaron a Forestín una tarjeta con las manos de cada niños pintadas de colores, lo abrazaron, se tomaron selfies con el cumpleañero y terminamos compartiendo la torta; sin duda una celebración muy emotiva para nuestro símbolo, para los guardaparques y el equipo de prevención de incendios que me acompaña”, destacó Julio Figueroa, director de CONAF Araucanía.

Para la directora de la Escuela Especial Ñielol, Carolina Fuentes, la celebración fue un privilegio. “Que CONAF haya optado por celebrar los 43 años de Forestín es un placer para nosotros, porque hay un reconocimiento de parte de CONAF hacia nosotros y hacia nuestro trabajo con los niños, porque nuestra escuela tiene un sello medioambientalista, así que es muy significativo”, enfatizó la directora.

Desde hace años, Forestín comparte con los niños su cumpleaños, en 2018, festejó con los pre kinder y kinder del Colegio de La Salle y en 2017, se fue a la Escuela Rural Unidocente de Chapod, en Padre Las Casas.

Forestín es un coipo que nació el 12 de junio de 1976, como símbolo de la prevención de incendios forestales, que con los años y dada su cercanía, alta recordación por su figura y mensaje  y, como referente de la comunidad, se transformó en verdadero emblema de la Corporación Nacional Forestal.