ConafOficina Central

Con el objetivo de definir una hora de ruta para los próximos 13 meses, con metas concretas en el ámbito de las plantaciones forestales, se desarrolló en Santiago el lunes 9 de enero un taller nacional con los jefes de los departamentos de Plantaciones de CONAF correspondientes a las regiones comprendidas entre Metropolitana y Magallanes, más los jefes de departamentos de la Gerencia de Desarrollo y Fomento Forestal (Gedeff).

La reunión, que estuvo presidida por el gerente de la Gedeff, Manuel Rodríguez, y el jefe del Departamento de Plantaciones de Oficina Central, Luis Duchens, se realizó bajo la modalidad de módulos temáticos, dedicados a la forestación, sanidad, abastecimiento, matriz energética y comercialización, para concluir con un plan de trabajo.

Al abrir la jornada, Manuel Rodríguez entregó las orientaciones en cuanto al propósito del plan de trabajo a diseñar: “Aquí se van a expresar distintos puntos de vistas sobre las plantaciones, lo que es legítimo. Surgirán muchas ideas, pero debemos consensuar una línea de acción conducente a mejorar la gestión, a fin de beneficiar al mayor número de usuarios posible y de cubrir la mayor superficie posible, con tareas a desarrollar bien claras en el corto plazo. Habrá que priorizar las actividades a cumplir”, dijo el gerente.

Por su parte, Luis Duchens analizó el escenario técnico de las plantaciones, con información base para el inicio de las discusiones. “En Chile –señaló– aún tenemos superficie para forestar, en suelos que están erosionados o degradados. Esa superficie llega a 1,5 millones de hectáreas. Hay que considerar, además, que existe un patrimonio forestal de unas 800 mil hectáreas de plantaciones en poder de pequeños y medianos propietarios forestales, que representan un desafío en cuanto a su manejo y reforestación de calidad, para la producción de materia prima de la pyme de la industria secundaria de madera. Entonces, lo que debemos hacer es recurrir a los distintos instrumentos que dispone el Estado para poder apoyar a esos propietarios”.

DSC_3727Afirmó también que la forestación en el país ha ido bajando en forma sostenida, marcándose aún más a partir del 2013 tras el término de los incentivos del DL 701. “El año 2015 –comentó– llegamos al mínimo histórico de 1822 hectáreas plantadas. Ello tiene un efecto social en el sector rural. Al haber menos plantaciones, los pequeños y medianos propietarios ven restringidos sus ingresos, los que son mayoritariamente destinados a salud, vivienda y educación. Además, la industria de la madera queda enfrentada a una disminución del abastecimiento”.

Precisamente, entre los desafíos de este plan de trabajo está fortalecer el abastecimiento de madera a los aserraderos pequeños y medianos, por lo que una de las líneas de trabajo es el Fondo de Inversión Forestal de CORFO, que cuenta con un capital de US$ 120 millones a ejecutar durante los próximos nueve años. “Es en este instrumento –precisó Duchens– como en otros disponibles por el Estado que debemos depositar nuestra mirada para financiar proyectos que se definan en esta hoja de ruta a corto plazo. El Fondo de Inversión Forestal de CORFO tiene entre sus objetivos potenciar la construcción de viviendas en madera”.

La biomasa forestal con fines energéticos fue otro tópico abordado para su desarrollo, considerando que el 24 % de la matriz energética primaria corresponde a leña, y la mitad de ese porcentaje proviene de las plantaciones. “Aquí tenemos otro desafío: avanzar en el manejo de los bosques para una leña certificada en origen y calidad”, apuntó el profesional.

Finalmente, en la oportunidad se explicó que la labor a desarrollar en los próximos 13 meses debe tener como marco las metas de la Política Forestal 2015-2035, establecidas en forestación y recuperación ecológica.