Noticias PúblicasPortadaValparaíso

Luego de recibir el aviso pertinente por parte del personal guardaparque de la unidad, Carabineros detuvo a siete personas por este ilícito. Las formaciones xerofíticas extraídas fueron avaluadas en alrededor de $ 1.000.000

La tarde del domingo 11 de septiembre, siete personas (cuatro adultos y tres menores de edad) cortaron ilegalmente 200 chaguales (Puya chilensis) en el sector sur de la Reserva Nacional Lago Peñuelas, luego de ingresar a la unidad por un sector no autorizado, ubicado en el kilómetro 85.800 de la Ruta 68, vía que conecta a las comunas de Valparaíso y Santiago.

El grupo pretendía trasladar los corazones de estas plantas —ocupados como alimento gourmet, de características similares a los palmitos— en dos camionetas que tenían estacionadas a orilla de camino. Sin embargo, personal guardaparque impidió oportunamente esta acción, dando el aviso pertinente a efectivos  de Carabineros de la Tenencia de Placilla, quienes lograron aprehender a todos los individuos involucrados en el ilícito.

Foto 5

Funcionarios de CONAF analizaron los ejemplares dañados.

Al respecto, el director regional de CONAF Valparaíso, Héctor Correa, junto con recordar a la comunidad que la tala de ejemplares arbóreos (nativos y exóticos) y formaciones xerofíticas en áreas silvestres protegidas (ASP) está “absolutamente prohibida”, aseveró que “en total, esta intervención afectó una superficie de tres mil metros cuadrados de vegetación. Además hubo daños menores a la infraestructura, porque (la maniobra) consideró la destrucción de un cerco perimetral de alambres de púa”.

Por su parte, el jefe regional del Departamento de ASP de la institución forestal, Claudio Ilabaca, detalló que “el valor comercial de las plantas extraídas oscila en el millón de pesos”, precisando que estas “cumplen importantes funciones ecosistémicas, por ejemplo, como hábitat reproductivo de las mariposa del chagual (Castnia psittachus), la más grande de Chile, y también para la alimentación de los picaflores”.

Foto 3

Corazón del chagual tiene un sabor similar a los palmitos.

En tanto, el guardaparque Eliseo Barrientos afirmó que las personas que perpetraron este delito fueron identificadas por funcionarios de CONAF en el marco de un patrullaje preventivo, donde detectaron a dos camionetas estacionadas en una zona sospechosa del entorno natural porteño. Acotó que al acercarse y decirles que estaban incurriendo en un acto delictivo, el grupo respondió que “era una actividad tradicional para ellos, que habitualmente lo hacían cerca del 18. Se reunían en familia y salían a cortar chaguales para las celebraciones”.