Valparaíso

Más de 40 ingenieros/as y consultores/as forestales, de las regiones de Coquimbo al Maule, conocieron las características de los planes sustentables de ordenación forestal que se implementaron en la zona.

La región de Valparaíso se convirtió en líder nacional en ordenación forestal de bosques nativos mediterráneos el año 2017, gracias al Acuerdo de Producción Limpia (APL) que suscribió la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático (ASCC), CONAF y el Ministerio de Medio Ambiente -a través del Proyecto GEF Corredores Biológicos- con tres medianos propietarios de la zona y la Reserva Nacional Lago Peñuelas.

Esta alianza público-privada permitió incorporar planes de manejo de ordenación forestal en tres mil hectáreas de vegetación boscosa autóctona de la región, divididas entre los predios Santa Luisa y Las Petras (Casablanca), Los Tilos (Hijuelas) y la reserva nacional  (Valparaíso), que garantizan el aprovechamiento sustentable del recurso y, a la vez, impiden su sobreexplotación y sustitución.

Para sociabilizar esta innovadora gestión, que se proyecta extender con un segundo APL firmado este año, que abarca una superficie aproximada de siete mil hectáreas, CONAF- con el apoyo de los servicios de gobierno que participan en el acuerdo- organizó un curso teórico-práctico en Viña del Mar, al que asistieron más de 40  ingenieros y consultores forestales de las regiones de Coquimbo al Maule, quienes además conocieron in situ los terrenos intervenidos.

“Es el primer modelo que se desarrolla a nivel país, que tiene que ver con un plan de ordenación forestal bajo criterios de sustentabilidad. Si bien lo estamos haciendo en este minuto para bosque mediterráneo, tiene gran potencial de ser replicado a nivel nacional, en nuestros bosques del sur”, sostuvo la secretaria regional de la ASCC, Verónica Baquedano.

Añadió que el acuerdo considera dos líneas: “por un lado, la correcta ejecución de planes de ordenación forestal de manejo sustentable, y por otro, la comercialización de las maderas nativas. Pensamos que si se implementa como debe ser, no vamos a tener problemas con la conservación del bosque, por el contrario, lo vamos a ir fortaleciendo en el tiempo”.

Por su parte, el jefe nacional del departamento de Bosque Nativo de CONAF, Enrique Williams, aseveró que “mientras más profesionales, hombres y mujeres se capaciten en la ordenación forestal y el manejo sustentable, mayor impacto tendrá la Ley de Bosque Nativo (N° 20.283), más propietarios se verán beneficiados por los incentivos y aumentarán las superficies manejadas sustentablemente, asegurando la regeneración del recurso”.

“El enfoque ha sido trabajar con predios grandes, de medianos propietarios que hacen una planificación de sus recursos a través del tiempo. De esa manera se va conservando y cuidando el bosque, y los propietarios van teniendo una mayor conciencia sobre la importancia que éste tiene para sus sistemas productivos, ganaderos y agrícolas. El bosque es un regulador del ciclo del agua, aporta sombra, refugio para la fauna silvestre y, al mismo tiempo, del manejo se obtienen beneficios económicos”, agregó.

En tanto, el director regional de CONAF Valparaíso, Pablo Mira, sostuvo que  “el bosque es capaz de producir todos los servicios medioambientales que necesitamos, no solamente la producción maderera. A través de un manejo muy amplio, muy holístico, estamos tratando de sacarle todo el provecho”.

Asimismo, destacó que “de acuerdo a diferentes estudios científicos, la ordenación forestal de bosques nativos es una de las principales medidas de mitigación y adaptación al cambio climático, ya que la vegetación boscosa autóctona de cada país es 40 veces más efectiva en la captura de carbono que cualquier otra cobertura vegetal”.