Oficina CentralSECOM

Entregar recomendaciones para trabajar las zonas más críticas donde los incendios forestales pueden afectar a zonas de viviendas y también las medidas que se pueden adoptar para disminuir los riesgos, fueron los objetivos del curso de inducción en prevención de incendios forestales La interfaz urbano-forestal, manejo con participación comunitaria, que la Corporación Nacional Forestal (CONAF), impartió a funcionarios municipales de las comunas identificadas como de primera prioridad en esta materia en la Región de Valparaíso, y que son Valparaíso, Viña del Mar, Quilpué, Villa Alemana y San Antonio.

La jornada, que se realizó en el salón Esmeralda de la Intendencia de la Región de Valparaíso, estuvo encabezada por el gerente de Protección contra Incendios Forestales de CONAF, Sergio Mendoza; el director de CONAF Región de Valparaíso, Héctor Correa, y además de los funcionarios de las comunas mencionadas. También participaron la gobernadora de San Antonio, Graciela Salazar; el seremi de Agricultura, Ricardo Astorga; el director de ONEMI de la Región de Valparaíso, Mauricio Bustos, y representantes de otros organismos que participan en la labor de prevención y combate de incendios forestales, como Bomberos.

En la ocasión, el director regional de CONAF, Héctor Correa, sostuvo que “el Gobierno a través de CONAF está tratando de que esta actividad sea un proyecto comunitario, un proyecto que hagan suyo las personas que habitan en sectores de interfaz urbano- forestal, por supuesto con el apoyo de los municipios, las gobernaciones provinciales y el Gobierno Regional, para lograr disminuir los riesgos en los lugares donde la vegetación está muy cercana a zonas habitadas”.

En este mismo sentido, señaló que el curso, que se está impartiendo en el país, se complementa con los informes y planes que entrega CONAF a los municipios, gobernaciones e intendencias de las zonas de mayor riesgo y qué medidas, como cortafuegos, disminución de vegetación o basura que puede convertirse en combustible para el avance de las llamas en un incendio que comienza en la zona forestal, deben realizar para disminuir los riesgos hacia la población.

En tanto, el gerente del Departamento de Protección Contra Incendios Forestales, Sergio Mendoza, manifestó que “las regiones de Valparaíso y Biobío son las que más nos preocupan, pues tienen la mayor ocurrencia de incendios forestales, donde se produce el mayor daño y estamos realizando todos los esfuerzos para mantener un estándar que permita abordar esta situación. Por ejemplo, este año, a nivel nacional, nuestro personal se ha incrementado con 10 brigadas, entre ellas una de refuerzo, para poder apoyar a la Región de Valparaíso”.

Además, señaló que “aumentamos en tres los helicópteros a nivel nacional, de los cuales uno irá dirigido a la Región de Valparaíso, por lo cual esta región tendrá dos aviones Dromader y dos helicópteros. Estos últimos permiten hacer transporte de personal y, por supuesto, combate con agua, acondicionados para trabajar en zonas urbanas”.

En esa línea, recalcó que los estudios realizados por CONAF y ante factores como el cambio climático, ha determinado ir reconfigurando el sistema por lo cual “estamos adelantando las operaciones de la brigadas, es decir, ingresan antes a trabajar y actualmente en esta región ya tenemos 5 brigadas, y después las mantenemos por más meses. Tuvimos incendios hasta junio, cuando es un mes lluvioso, y ya debimos combatir uno en julio pasado”.

Por su parte, el jefe del Departamento de Protección contra Incendios Forestales de CONAF Región de Valparaíso, Raúl Molina, explicó que “los siniestros se concentran en Valparaíso Metropolitano, donde está el núcleo urbano más importante de la región, y en el litoral costero de la provincia de San Antonio. La mayor ocurrencia de incendios forestales se concentra en las comunas de Valparaíso, Viña del Mar, Quilpué, Villa Alemana y San Antonio, básicamente porque la población se concentra mayoritariamente en estas comunas y porque no existe entre el límite urbano y forestal un área que impida que si hay un incendio forestal, no avance directamente al sector de las viviendas”.

También puntualizó que “para estas comunas enviamos en el mes de junio, que normalmente lo hacíamos en agosto, un catastro pormenorizado de las áreas donde nosotros estimamos conveniente construir líneas de protección periférica en torno a las poblaciones, y repasar y hacer mantenimiento de lo que se ha hecho en años anteriores”.