Oficina CentralSECOM

Contar con visiones compartidas entre los diferentes actores que están trabajando en el Sistema de Monitoreo, Reporte y Verificación (MRV) de la Estrategia Nacional de Bosques y Cambio Climático de Chile, que coordina la Corporación Nacional Forestal (CONAF), fue el objetivo central de la reunión de expertos que se organizó en la Universidad Austral de Chile, en Valdivia.

Así lo destacó el jefe de la Unidad de Cambio Climático de la Gerencia de Desarrollo y Fomento Forestal de CONAF, Ángelo Sartori, quien explicó que “La idea es que tengamos visiones con representación de especialistas de distintas áreas del país, y también las que tienen otras entidades que están trabajando con nosotros, fuera de CONAF”.

En este mismo sentido, Sartori expresó que la reducción de emisiones derivadas de la deforestación y degradación forestal (REDD+, por su sigla en inglés) abarca más que “enfoques de políticas e incentivos positivos para la reducción de las emisiones, sino que también la función de la conservación y la gestión sostenible de los bosques para el aumento de las reservas forestales de carbono en estos países”.

Para el académico de la Universidad Austral, Jorge Gayoso, investigador y coordinador del proyecto de Monitoreo, Reporte y Verificación (MRV), señaló que estos talleres y encuentros “surgen como necesidad al vernos enfrentados al proyecto de diseño de un sistema de apoyo e información pública, con base en sistemas de Monitoreo, Reporte y Verificación, en el marco de Estrategia Nacional de Bosques y Cambio Climático de Chile. Sabemos que hay bastantes iniciativas, tanto internacionales como nacionales, para contextualizar las definiciones. La idea es que podamos identificar criterios y algunos parámetros para ser incorporados en una definición de degradación forestal y que esta propuesta de definición pueda ser consensuada con más actores nacionales, todo dentro del marco REDD+ y la estrategia que en este ámbito está definiendo el país”.

Además puntualizó que “FAO planteó que la degradación es la reducción de la capacidad de un bosque para proveer bienes y servicios. Nuestro foco son las emisiones y en este sentido la orientación del panel de expertos se debiera focalizar en la pérdida de stock de carbono”.

En este sentido, el panel definió que los siguientes criterios y umbrales son los que técnicamente, y en el corto plazo, se podrían utilizar para componer la definición de degradación:

  • Cambio en el stock de carbono inducido por acción antrópica, considerando la medición del promedio del estrato (tipo forestal, subtipo forestal y estructura) al año base definido.
  • Persistencia del cambio de stock de carbono en el bosque: 10 años.
  • Grados de degradación: máximo tres, y armonizando siempre a las herramientas existentes, en este caso, el catastro. Tres grados: “denso”, “semidenso” y “abierto”, considerando y transparentando los porcentajes de error de esta clasificación.
  • Escala de medición: armonizar a lo dispuesto como unidad de bosque según como lo defina la ley (0,5 ha).