Noticias PúblicasPortadaValparaíso

Los dispositivos, situados en fondos de quebrada y cordones montañosos, permitirán controlar las 24 horas el comportamiento de la fauna presente en esta área silvestre protegida.

Guardaparques de la Corporación Nacional Forestal, CONAF, instalaron este mes 12 cámaras-trampa en fondos de quebrada y cordones montañosos del Parque Nacional La Campana. Esto, con el propósito de monitorear las 24 horas el comportamiento de las especies de fauna que alberga este entorno natural, particularmente el de aquellas que habitan en zonas muy altas o que se desenvuelven preferentemente de noche.

Foto 2

Cámara-trampa marca Bushnell, modelo Aggressor.

Al respecto, el director regional de CONAF Valparaíso, Héctor Correa, explicó que “luego de un arduo despliegue en terreno, personal de nuestra institución dispuso cuatro cámaras-trampa en cada uno de los tres sectores que componen esta área silvestre protegida, es decir Granizo y Cajón Grande, en la comuna de Olmué; y Palmas de Ocoa, en Hijuelas”.

Añadió que “con esta moderna tecnología pretendemos incrementar la vigilancia de los objetos de conservación que posee esta unidad, conocer más en relación con la conducta de la avifauna y detectar posibles amenazas para el ecosistema y los visitantes”.

En la misma línea, Correa adelantó que la próxima semana serán instaladas 14 cámaras-trampa más en esta zona núcleo de la Reserva de la Biósfera La Campana Peñuelas, precisando que “a fines de noviembre tendremos los primeros resultados”.

Capacitación guardaparque cámara-trampa

Guardaparques recibieron capacitación sobre el uso de los dispositivos.

Por su parte, el administrador del parque nacional, Christian Díaz, manifestó que un total de 26 dispositivos llegaron hace aproximadamente un mes atrás a la región, pero previamente hubo una capacitación para el personal guardaparque respecto a cómo utilizarlos y dónde ubicarlos estratégicamente, para captar imágenes adecuadas y evitar eventuales robos.

Asimismo, expuso que durante períodos acotados de tiempo, profesionales externos e investigadores implementaron con éxito esta tecnología en el entorno natural, logrando advertir, por ejemplo, “gatos colocolo y güiña en lugares que habitualmente no son visibles para el ser humano”.

Foto Zorro

Los objetos de conservación serán monitoreados las 24 horas.

Finalmente, Díaz aseveró que con estas cámaras-trampa los funcionarios de CONAF podrán monitorear de manera permanente los objetos de conservación del parque nacional, “llámese palmas chilenas, fauna y microfauna, a distintas altitudes”, desde la parte baja hasta los 2.222 metros sobre el nivel del mar.

Cabe consignar que con los aparatos de marca Bushnell, modelo Aggressor,  también se proyecta resguardar a la flora de peligros atribuibles a la irrupción de especies exóticas invasoras.