ConafNoticias PúblicasPortadaValparaíso

Mejorar las técnicas de lanzamiento, carguío y también de la mezcla a utilizar con agua, para enfrentar diferentes tipos de emergencias o usos, fue el objetivo central del curso dictado por el experto canadiense Mark Campbell en la utilización de líquido retardante para el combate de incendios forestales a los jefes de operaciones de todo el país, pilotos y asistentes de pistas de la Corporación Nacional Forestal (CONAF).

El curso se realizó en la base aeronaval de Torquemada, en Concón, donde justamente CONAF tiene almacenado 25 mil litros del retardante Phosheck LC95A, inocuo y no tóxico (certificado por el Servicio Forestal de Estados Unidos), listos para ser utilizados en siniestros de magnitud que pudieran registrarse en la Región de Valparaíso. En el país, en estos momentos, se cuenta con 85 mil litros, pero existe un convenio marco que permite contar rápidamente, si se requiere, con mayor cantidad dispuesto en la zona del país que se necesite.

En la última jornada de este curso, se efectuaron ejercicios prácticos, como el aplicar el material retardante a diferentes tipos de combustibles, como pasto seco y ramas, demostrando el efecto que produce al disminuir la posibilidad de combustión. También se realizaron diferentes tipos de lanzamiento, en una quebrada boscosa de esta base aeronaval, por parte de uno de los aviones Dromader de CONAF en la región, ya que el producto además de ser utilizado para ayudar a detener el avance de las llamas, puede ser aplicado como cortafuego químico.

Para el gobernador de Valparaíso, Omar Jara, quien encabezó esta demostración, “este líquido retardante va a aumentar la eficacia que tiene CONAF en el ataque de los incendios forestales. Es una buena noticia para nuestra región, porque es una de las que más sufre los estos siniestros. En segundo lugar decir que estamos en plena temporada, y hasta ahora no hemos tenido ningún foco importante, y eso quiere decir que mucha gente ha tomado conciencia de tener el máximo cuidado y evitar los riesgos”.

Por su parte, el director regional subrogante de CONAF, Claudio Ilabaca, junto con valorar que  –por primera vez– se podrá ocupar químico retardante para el control de incendios forestales en la Región de Valparaíso, resaltando que “estamos avanzando tanto en la modernización de nuestras técnicas de combate de incendios forestales, pero no hemos dejado de lado la prevención, donde como región llevamos más de 40 mil atenciones directas con la comunidad, cuyo objetivo ha estado enfocado prácticamente en un 70 % en las áreas periurbanas, que es donde más se concentra la incidencia de incendios forestales. Tenemos comunas como San Antonio y Valparaíso, que se encuentran entre las diez comunas con más ocurrencia de incendios forestales. Esas cifras queremos disminuirlas y para eso trabajamos con la comunidad de las zonas de mayor ocurrencia”.

Para el jefe nacional del Departamento de Control de Incendios Forestales de CONAF, Fernando Parada, fue muy importante los conocimientos entregados por Mark Campbell, quien tiene treinta años de experiencia en el combate de incendios forestales con líquido retardante. Y en torno a este químico, acotó que “es un producto probado mucho en Estados Unidos, ya que Servicio Forestal de ese país lo utiliza ampliamente. Lo hemos traído principalmente para confeccionar cortafuegos y controlar los incendios forestales de una manera más eficiente. Para nosotros es muy importante poder usarlo en los siniestros más complejos, donde se vean amenazadas viviendas o áreas silvestres protegidas, priorizando las zonas donde hayan vidas humanas en peligro”.

Cabe consignar que el líquido retardante produce una reacción química que modifica el proceso de combustión de los materiales celulósicos, evitando la formación de llamas y dejando un residuo carbonoso. El LC95A, en particular, está certificado y es inocuo para las personas y el medioambiente.

profesor del taller, Mark Campbell

Profesor del taller, Mark Campbell, demuestra la efectividad del químico en combustible natural.