AysénConafNoticias PúblicasPortadaCONAF y SAG fomentan la producción forestal y semillera

El entregarles a sus beneficiarios más y mejores herramientas de trabajo es otra de las alternativas del programa de empleo que ejecuta CONAF bajo el proyecto Manejo de Plantaciones en la Reserva Nacional Coyhaique, que este año retoma el trabajo en la viverización de especies presentes en la región de Aysén, tanto especies arbóreas como nativas, proyecto que además cuenta con el respaldo del gobierno regional de Aysén, de la intendenta Geoconda Navarrete y del Ministerio de Agricultura.

Una de las metas planteadas por la comisión de fomento productivo del Consejo Regional de Aysén, la Intendencia y CONAF es que los 135 trabajadoras y trabajadores puedan recibir capacitaciones, charlas e incluso cursos para ampliar su conocimientos en su ámbito laboral, así como de instituciones públicas y privadas.

En esta línea de acción se inscribe la capacitación realizada por profesionales del SAG, con el título “La semilla es lo primero”, donde 70 trabajadores y trabajadoras de CONAF recibieron antecedentes sobre los aspectos legales que regulan el comercio de semillas.

Se explicó en esta capacitación las diferencias entre semillas certificadas y corrientes, preparación de suelo y temperatura óptima de siembra, entre otras materias, tanto en la producción forestal como la hortícola.

Para el profesional del SAG, Jorge Vogt, este tipo de encuentros permite “entregar conocimiento a personas que requieren asesorías, como son los productores de plantas de viveros. También se informó que cualquier productor que tenga algún reclamo con respecto a la germinación, pureza varietal, etiquetado de semillas, porcentajes de virosis, malezas o plantas fuera de tipo, debe hacer su denuncia al SAG”.

En este mismo sentido, el jefe provincial CONAF Coyhaique, Patricio Poblete, destacó que esta charla fue muy relevante “para nuestras y nuestros trabajadores en la reserva, porque justamente estamos reactivando el vivero, y ahora conocen algo más de semillas y tratamientos, tanto para la producción forestal como para hortalizas. Esto, por supuesto, les puede ampliar su fuente laboral”.

Así lo destacó justamente Pedro Mella, trabajador de este programa en la Reserva Nacional Coyhaique, quien señaló que “realmente fue muy bueno, porque hay cosas que uno desconoce en materias de plantación y especialmente en semillas. No es llegar y comprar una semilla, uno debe exigir la certificación, porque así se tiene mayor seguridad”.

Por lo mismo, en este encuentro el SAG reiteró el llamado a que siempre se debe adquirir semillas de origen legal, en negocios formales, comprando semilla certificada o corriente y no adquirirlas en el comercio informal.