La Araucanía

CONAF entregó balance de la temporada que dañó casi 28 mil hectáreas y apuesta por acciones preventivas durante el invierno de la mano con comunidades preparadas, juntas vecinales, municipios, empresas forestales y el Sistema de Protección Civil.

“Mil 335 incendios forestales que dañaron 27 mil 904 hectáreas, un 101% más de superficie afectada que en la temporada anterior y un 42% más que en el último quinquenio,  fue el balance que entregó el director de CONAF, Julio Figueroa en un verano marcado por una alta ocurrencia y criticidad de siniestros, en el marco de la Mesa de Prevención de Incendios Forestales, que se realizó en el salón auditorio Ulises Valderrama de la Intendencia.

La Mesa, que presidió el Intendente de la región de La Araucanía, Jorge Atton, contó con la presencia  de los actores públicos, privados y la academia, quienes definen las acciones preventivas durante el otoño-invierno.

En la ocasión, la Primera Autoridad de la región enfatizó que lo que pasó en el verano demuestra que el plan de preparación no fue suficiente. “La experiencia aprendida de lo que pasó en esta temporada nos llevan a tomar una serie de medidas y recomendaciones como por ejemplo, aumentar la cantidad de brigadistas que hay en el sector forestal, mejorar la coordinación entre los equipos comunales, a nivel provincial y comunal, mejorar la infraestructura y equipamiento de la Onemi y, lo más importante, el Ejército constituyó un apoyo muy relevante con sus brigadas, pero no debemos estar esperando un Estado de Excepción Constitucional para que el estado haga uso de  sus recursos, claramente, en prevención de incendios, esta Mesa solicita la participación de las Fuerzas  Armadas con su infraestructura”, detalló el Intendente Atton.

Sobre las medidas preventivas el director de CONAF Araucanía, destacó que a través de la Mesa se trabaja con anticipación con las municipalidades en la delimitación de las zonas de interfaz de las comunas (límite urbano-forestal), limpieza de matorrales y pastizales en las rutas, construcción de cortafuegos y capacitaciones y trabajo colaborativo con comunidades preparadas para enfrentar un siniestro.

La que  fue una de las comunas más afectadas este verano con incendios forestales fue Carahue y su alcalde, Alejandro Sáez, tiene claras las medidas de prevención. “Estamos previniendo y tenemos ya dotados a bomberos con piscinas para la acumulación de agua en los sectores claves, así como equipamiento adecuado para el combate de incendios forestales y estamos postulando a un proyecto para obtener un camión aljibe y hacer el traspaso a Bomberos para que cuando nos veamos afectados, estemos preparados, porque prevenir un incendios forestal no es solo responsabilidad de Bomberos o CONAF, sino de todos, hasta del último vecino”,  enfatizó el alcalde.