La decisión de tales trabajadores ocurre en el período de mayor probabilidad de ocurrencia y propagación de incendios forestales, con el consiguiente alto riesgo para la seguridad de la población y para el patrimonio natural del país. En este sentido la autoridad sostuvo que esta medida de presión es irresponsable, instando a los brigadistas a retomar las conversaciones, al tiempo que les pidió actuar con altura de miras respecto de las acciones a seguir.

Cabe señalar que este segmento de trabajadores de la Corporación tuvo recientemente, durante el mes de julio del año pasado, un incremento real de las remuneraciones a nivel nacional del 5,1% más horas extraordinarias, considerándose además a todo el personal transitorio del programa de protección contra incendios forestales. De igual manera, se concordó en esa oportunidad, bonos de movilización y de término de temporada.

Respecto de la formas de presión que han iniciado algunos brigadistas, la Dirección Ejecutiva ha expresado que existiendo la disposición al diálogo –ante una inquietud laboral– es necesario el establecimiento de mecanismos de comunicación responsables por parte de los dirigentes sindicales, a fin de analizar sus planteamientos sin poner en riesgo la seguridad de la ciudadanía.

Respecto de la situación y avances laborales de los brigadistas actualmente se está avanzando en:
— instalar un Sistema de Gestión de Seguridad bajo norma OIT y que la ACHS tiene una herramienta para medir los riesgos psicosociales, que apunta, entre otros temas, a definiciones claras de perfiles de cargo y condiciones ambientales de trabajo;
— Profesionalización del personal Brigadistas y que se legisle sobre esta actividad (apartado en el Código del Trabajo). Están formando alianza con el sector privado;
— En el trabajo de Certificación de Competencias con ChileValora;
— En la calificación de trabajo pesado de los cargos de Brigadistas con la Superintendencia de Seguridad Social, que se encuentra en etapa de validación.

Finalmente, CONAF envía un mensaje de tranquilidad a la población, ya que en conjunto con otras entidades del Estado se encuentra preparada para enfrentar cualquier emergencia que pueda surgir y responder adecuadamente, garantizando un actuar rápido y eficaz frente a alguna contingencia.