ConafNoticias PúblicasOficina CentralPortada

La autoridad aseguró que en lo que resta de la temporada se operará con 143 brigadas donde trabajarán 1584 brigadistas, están disponibles 63 torres de detección y monitoreo, 11 centrales regionales y 1 central nacional, además de la flota aérea. Asimismo, se dispone de retardante de largo plazo en las distintas bases de aviones cisternas.

Con la presencia de los ministros de Hacienda, Rodrigo Valdés; de Agricultura, Carlos Furche y de los diputados integrantes de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, el director ejecutivo de CONAF, Aarón Cavieres, expuso el trabajo preventivo, de combate desplegado durante la emergencia y la labor de restauración del patrimonio natural y productivo afectado en las regiones del Maule, O’ Higgins y Biobío.

En la cita, Cavieres manifestó que antes de la emergencia o tormenta de fuego de 6.ª generación, “se anticipó el trabajo con la instalación de brigadas, hubo constantes reuniones de coordinación internas en CONAF con direcciones regionales, se conformó un Comité Estratégico de Incendios Forestales, además de la concreción de reuniones de coordinación externas con la Subsecretaría de Interior, Onemi y el Ejército de Chile”.

Asimismo, la autoridad de Gobierno agregó que la tormenta de fuego ocurrió entre el 18 de enero y el 5 de febrero, comenzando con el incremento de la superficie afectada en 16 mil 493 hectáreas en solo 24 horas, y finalizando con el control del incendio forestal San Antonio, en la región del Biobío.

Pese a esta labor desplegada, la máxima autoridad de la Corporación aseguró que Chile se enfrentó a un incendio cuyas proporciones fueron gigantescas, también denominadas tormentas de fuego, “que sin duda están asociadas al efecto del calentamiento global y al accionar humano”, dijo.

En cuanto a las medidas para lo que resta de la temporada, Aarón Cavieres, aseguró que se realizarán monitoreos en todo el país de forma satelital, y se analizarán las variables meteorológicas mediante pronósticos especiales para incendios forestales.

“Se acentuará también en el trabajo preventivo y de combate de los incendios subterráneos, nocturnos, de cordillera y en un plan de acción y recuperación del patrimonio forestal”.