Oficina Central

Un positivo balance del año 2013 realizó la sección fiscalización y monitoreo forestal, dependiente del Departamento Forestal de CONAF región de O’Higgins, tras dar conocer cifras del período.

Hugo Barrueto Pérez, Jefe del Departamento Forestal, destacó la importancia del rol en la protección de los ecosistemas y del patrimonio ambiental del país que cumple la fiscalización forestal, en pos del desarrollo sustentable del sector forestal.

El profesional explicó que la fiscalización forestal deriva de las atribuciones legales otorgadas a CONAF, contenidas en diferentes normas legales, entre las cuales se pueden mencionar la Ley de Bosques, la Ley N° N° 20.283 sobre Recuperación del Bosque Nativo, el DL 701 sobre Fomento Forestal y el D.S. 366 que regula la corta de especies de los bosques esclerófilos.

El jefe del Departamento Forestal de CONAF O’Higgins informó que durante el año 2013 se realizaron más de 256 actividades efectivas de control de los recursos forestales, principalmente de Bosque Nativo. “Entre las actividades realizadas se cuentan las inspecciones visuales, los controles carreteros, las visitas a los predios y a los centros de acopio y sobre todo la verificación de la trazabilidad de los productos del bosque nativo, por medio del control de guías de libre tránsito para movilizarlos y acopiarlos”, precisó.

Uno de los aspectos que destacó Barrueto, fue la incorporación de nuevas tecnologías para el área fiscalización forestal, como la implementación de tabletas, lo que permite modernizar y agilizar la gestión fiscalizadora en la región. “Gracias a estos dispositivos digitales, los fiscalizadores forestales están conectados en tiempo real a una base de datos e imágenes satelitales, pudiendo rastrear la guía de libre tránsito y verificar la legalidad con que se vincula el predio donde se realizó la corta, facilitando enormemente su tarea, ya que se mejoró la precisión del trabajo y los respectivos informes en caso de infracciones”.

En lo referente al número de controles, el jefe Forestal de CONAF informó que hubo un aumento considerable en relación a períodos anteriores. “Esto porque geográficamente estamos en la puerta de entrada de productos madereros a la zona central y norte del país”. Por ello, dijo las fiscalizaciones se han intensificado en otros puntos como la `plaza de peaje Quinta (Provincia de Colchagua), plaza de pesaje San Francisco de Mostazal (Provincia de Cachapoal) y la Ruta I 50, a la altura de la localidad de Población (Provincia de Cardenal Caro), además de potenciar las fiscalizaciones a las barracas comercializadoras de maderas de especies nativas.

También es importante mencionar el carácter preventivo sobre el cual descansó un pilar fundamental de la fiscalización forestal. “Nos hemos acercado a los propietarios y a la ciudadanía en general, disponiendo para ello de un programa de difusión masiva de la legislación forestal, destinado a todo público, instituciones y comerciantes del rubro forestal. Hoy más personas conocen de los requisitos y normas para la corta, transporte y comercialización de los productos forestales nativos como exóticos”, indicó el profesional.

Fiscalización del transporte
Una nueva actividad de fiscalización se realizó frente a la Tenencia de Carreteras de Colchagua, distante tres kilómetros aproximadamente del río Tinguiririca, el pasado 26 de febrero. Durante la jornada matinal, funcionarios de CONAF junto a efectivos de Carabineros, inspeccionaron a choferes de vehículos de transporte de carga nacional que contaran con la Guía de Libre Tránsito (GLT), documento indispensable que garantiza que el producto del bosque nativo proviene de un plan de manejo aprobado por la Corporación, dando sustentabilidad al manejo forestal. En este sentido, un factor importante a considerar ha sido el apoyo de Carabineros de Chile, quienes han colaborado en la capacitación de su personal y apoyado logísticamente en la fiscalización, resaltó el fiscalizador Claudio Bascuñán.