ConafNoticias PúblicasOficina CentralPortadaexpertos de cambio climático

Una gira de campo que recorrió diferentes puntos de interés en las regiones de Los Ríos, La Araucanía y del Biobío, se efectuó recientemente en el marco de la elaboración del diseño e implementación de la Estrategia Nacional de Cambio Climático y Recursos Vegetacionales (ENCCRV) liderada por CONAF, a través de la Unidad de Cambio Climático y Servicios Ambientales (UCCSA).

La salida a terreno contó con la presencia de diversas personas que han trabajado en las distintas temáticas que aborda la ENCCRV, como directores regionales de CONAF, representantes regionales de servicios del Ministerio de Agricultura, así como también actores estratégicos a nivel nacional, regional y local como intendentes, alcaldes, académicos, miembros de ONGs, representantes de asociaciones de pequeños propietarios forestales, autoridades de pueblos indígenas y líderes de la sociedad civil.

“El objetivo principal de la estrategia es la recuperación y protección del bosque nativo y formaciones xerofíticas, así como potenciar el establecimiento de formaciones vegetacionales en suelos factibles de ser plantados como medidas de mitigación y adaptación a los efectos del cambio climático”, expresó el director ejecutivo de CONAF, Aarón Cavieres.

Cavieres añadió que este objetivo se materializará con el diseño e implementación de un mecanismo estatal que facilite el acceso de comunidades y propietarios a los beneficios asociados a los servicios ambientales que generan los ecosistemas forestales.

Por esta razón, estipuló la máxima autoridad de la Corporación, se deberán considerar actividades de pilotaje en el territorio con el objeto de probar nuevos modelos de gestión forestal y de recursos vegetacionales que permitan suministrar mayor información y conocimiento de las necesidades locales, así como de las iniciativas en curso o proyectadas que estén asociadas a la gestión forestal y que deberán estar asociadas a la ENCCRV.

 

Cooperación internacional

Dentro de los representantes de la cooperación internacional que participaron en la gira, estuvieron especialistas del Banco Mundial vinculados al Fondo Cooperativo del Carbono Forestal (FCPF) en el cual Chile participa de dos líneas de financiamiento; el Fondo de Preparación para REDD+ y el Fondo de Carbono, para pilotear una programa de pagos por resultados medidos en reducción y captura de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI).

También asistieron especialistas del Programa de Naciones Unidas para REDD+ (ONU-REDD) donde participan sus tres agencias, FAO, PNUD y PNUMA; y de la Agencia Suiza para la Cooperación y el Desarrollo (COSUDE) que apoya a Chile en el desarrollo de la primera NAMA forestal registrada en el mundo.

“En esta actividad también se contó con la presencia de países de Latinoamérica que implementan sus estrategias REDD+, a través de delegados de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) de México y del Ministerio del Medio Ambiente de Panamá”, detalló Ángelo Sartori, Jefe de la Unidad de Cambio Climático y Servicios Ambientales (UCCSA).

 

Experiencias

En este encuentro internacional, se conocieron experiencias relevantes en terreno, “permitiendo interactuar y profundizar de forma directa sobre aspectos esenciales del sistema de extensión forestal que realiza CONAF con pequeños propietarios y pueblos indígenas, las principales problemáticas e iniciativas de uso sustentable de la biomasa, experiencias sobre gestión de bosques para protección de cuencas, así como los vínculos que tiene con otros servicios gubernamentales del Ministerio de Agricultura, municipalidades, el Ministerio de Energía y del Medio Ambiente”, acuñó Sartori.

Aarón Cavieres dijo que “estas experiencias se articulan gracias a los esfuerzos y apoyos internacionales que se han obtenido en el marco de la ENCCRV bajo la temática de REDD+, donde destacamos también la coordinación de las distintas instancias de CONAF tanto a nivel nacional como regional, donde existe un exitoso flujo e intercambio de conocimiento”.

Finalmente, Ángelo Sartori, estipuló que esta necesidad de considerar los servicios ambientales que proveen los recursos vegetacionales a la comunidad local, nacional e internacional, nos “ha alentado a avanzar fuertemente en el diseño, bajo parámetros técnicos y altamente participativos, de esquemas de pagos por servicios ambientales que no sólo se enfoquen en carbono, sino en otros que para las comunidades sean relevantes, como los recursos hídricos y la productividad de los suelos, lo cual ha sido acogido favorablemente por los distintos cooperantes que participan de la ENCCRV a nivel nacional e internacional”.