Valparaíso

En el marco del taller de educación ambiental “Cultiva tu Identidad”, que ejecutan en conjunto CONAF e INJUV, 57 alumnos del colegio José Luis Norris realizaron trabajos de restauración ecológica en el entorno protegido.

Tras realizar un largo viaje desde San Antonio, 57 estudiantes de tercero y cuarto medio del colegio José Luis Norris, con la orientación de guardaparques de la Corporación Nacional Forestal (CONAF) y monitores del Instituto Nacional de la Juventud (INJUV), plantaron 38 árboles nativos en el sector Palmas de Ocoa del Parque Nacional La Campana, en Hijuelas.

Los alumnos, de entre 15 y 17 años, realizaron este trabajo voluntario en el área de restauración ecológica denominada “Bifurcación La Buitrera”, un sitio antiguamente eriazo y que desde hace diez años se busca restablecer mediante el enriquecimiento vegetacional.

La iniciativa se llevó a cabo en el marco del taller “Cultiva tu Identidad (CTI)”, que ejecutan en conjunto CONAF e INJUV, con el objetivo de incentivar la educación e interpretación del patrimonio ambiental entre jóvenes de enseñanza media de diferentes localidades del país.

El director regional (s) del organismo forestal, Sandro Bruzzone, junto con destacar “que venga gente del sur de la región a este parque nacional, que se encuentra enclavado en la Cordillera de la Costa”, detalló que los escolares sanantoninos “plantaron 30 quillayes y ocho huinganes, y además, en el mismo espacio, regaron vegetación fuertemente afectada por la sequía”.

Por otra parte, manifestó que el CTI se enfoca “en niños de colegios donde el índice de vulnerabilidad es mayor al 60%, de acuerdo al Ministerio de Educación. Nosotros acercamos a estos alumnos a este mundo de la restauración ecológica”.

En tanto, el profesor de Educación Física y encargado de la delegación del colegio José Luis Norris, Luis Guzmán, aseveró que “tuvimos la oportunidad de plantar árboles en un lugar que estaba bastante erosionado. Los chicos trabajaron en conjunto de manera excelente. Los vi muy motivados, muy unidos por la causa, y así me di cuenta que le tomaron importancia  a la actividad”.

“Hay que transmitir a las nuevas generaciones consciencia acerca del cuidado del medio ambiente. El niño aprende vivenciando. No todos tienen la oportunidad de salir de sus hogares, de las zonas donde viven, debido a que muchos son vulnerables. Más del 90% de los chicos que llevamos no conocía el parque. Fue una experiencia bonita para ellos”, complementó.

Terreno y aula

La jornada educativa, además, consideró un recorrido guiado por los diferentes senderos del parque nacional, donde los estudiantes recibieron charlas, por ejemplo, respecto a la relevancia y las características de la palma chilena (Jubaea chilensis), especie monocotiledónea (hierba gigante) emblemática de la unidad.

Cabe consignar que,  previamente a la actividad en terreno, funcionarios  de CONAF e INJUV visitaron el colegio José Luis Norris para, en aula, instruir a los jóvenes sobre los principales objetos de conservación del lugar y los resguardos que debían tener para no sufrir accidentes, extravíos, ni dañar el ecosistema.