Oficina Central

Durante dos días los fiscalizadores y evaluadores ambientales de la Corporación Nacional Forestal, CONAF, a nivel nacional, se reunieron en el hotel Montecarlo, en Viña del Mar, para debatir en torno a cómo garantizar el cumplimiento de los instructivos gubernamentales en materia de manejo de bosques y formaciones xerofíticas, fortaleciendo las redes multisectoriales entre organismos del Estado y el trabajo de concientización de la comunidad.

En la oportunidad, el Gerente de Fiscalización y Evaluación Ambiental de CONAF, Fernando Olave, destacó que “tenemos como objetivo prioritario dentro del año hacer un control sobre la legalidad de la extracción y comercialización de leña, apuntando a la sustentabilidad y, por supuesto, a la generación de un buen producto. En este ámbito, por lo tanto, vamos a reforzar la trazabilidad”.

“Velaremos porque, efectivamente, en el país el tema de la explotación de bosques tenga un origen legal garantizado. Y, por ende, que la acción corporativa en torno a la evaluación ambiental dé garantías de que se están cumpliendo los requerimientos del Gobierno, con el objetivo de asegurar a la comunidad el derecho de vivir en un ambiente libre de contaminación”, acotó.

Consultado por la labor multisectorial que le compete al departamento que encabeza, Olave manifestó que “hemos definido una interacción con todos los organismos del Estado, buscando la cooperación de todas las instituciones que tienen potestades fiscalizadoras. Trabajamos muy coordinados con el Servicio de Evaluación Ambiental, el de Impuestos Internos y Carabineros, entre otros y, de esta manera, tenemos una acción más potente con la ciudadanía”.

En ese contexto, agregó, “realizaremos un trabajo muy fuerte en términos de garantizar un soporte de condiciones físicas y materiales para que el trabajo de fiscalización sea ejecutado de forma segura”.

Respecto a la situación de la región de Valparaíso en materia de fiscalización forestal, el gerente recalcó que como departamento, “particularmente en las zonas de interfaz, queremos buscar formas de asegurar que todo el tratamiento de los bosques, sobre todo en cuanto a la generación de desechos combustibles, tenga las medidas necesarias para evitar que haya una fácil propagación de incendios forestales”.