Oficina CentralSECOM

Con el objetivo de visibilizar la conservación de las islas en el Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE), la Gerencia de Áreas Silvestres Protegidas (GASP), convocó a un grupo interdisciplinario de profesionales para trabajar en la Estrategia para la Conservación de la Diversidad Biológica y Cultural en islas del SNASPE.

“Las islas son ecosistemas con prioridades y requerimientos diferentes a los que pueden tener ecosistemas continentales”, sostuvo Moisés Grimberg Pardo, jefe de la Sección de Flora y Fauna de la GASP, quien encabezó la labor, iniciada el pasado martes 28.

En ella, se aplicó la metodología de estándares abiertos para la práctica de la conservación y se realizó un diagnóstico de la conservación de la diversidad biológica en islas que forman parte del SNASPE, a cargo de Mariano de la Maza y María Loreto Ramírez, respectivamente.

Al respecto, la profesional indicó que entre los factores que explican la vulnerabilidad de las islas figuran la distribución espacial limitada de sus especies, escasez de poblaciones de ellas, variabilidad genética limitada, pérdida de adaptaciones defensivas o de capacidad competitiva, entre otras.

En Chile, veinte unidades del SNASPE son islas o contienen porciones insulares, dos corresponden a islas oceánicas ( los parques nacionales Archipiélago de Juan Fernández y Rapa Nui) y el resto son islas continentales (como por ejemplo los parques nacionales Chiloé y Cabo de Hornos o las reservas nacionales Pingüino de Humboldt e Isla Mocha).

Cabe destacar que en el mundo estos territorios abarcan una superficie de seis por ciento de la tierra emergida y que, desde la expansión europea, el mayor porcentaje de las extinciones registradas han ocurrido en ecosistemas insulares.

Islas1Entre las amenazas actuales y potenciales para estos ecosistemas se encuentran la sobreexplotación de especies, el cambio climático, la contaminación, el turismo mal planificado, la destrucción o alteración de hábitats y la introducción de especies exóticas, siendo estos dos últimos los principales problemas que afrontan en la actualidad.

Grimberg especificó, además, que este trabajo se sustenta en los acuerdos tomados en la reunión macrozonal centro de la GASP, efectuada en septiembre de 2013, en donde se determinó realzar el enfoque del trabajo de conservación de la diversidad biológica en las ASP insulares, relevar el rol, liderazgo y gestión de CONAF en ellas –tanto las oceánicas como las continentales– y abordar los desafíos que representan tales unidades con mayores recursos.

Otros puntos de interés, al respecto, son el fortalecimiento de capacidades de los equipos técnicos y de guardaparques que se desarrollan sus labores en islas o zonas costeras presentes en el SNASPE (a través del concepto de “guardaparques marinos”) y el intercambio y documentación de experiencias en el ámbito biológico y cultural que refuercen el impacto positivo de las actividades de manejo de las ASP insulares y su vinculación de la comunidad relacionada con ellas.

La próxima reunión del equipo será efectuada en noviembre, ocasión en que se continuará trabajando la metodología de planificacion de los estándares abiertos para la práctica de la conservación, especifícamente en la etapa de identificacion y priorizacion de amenazas.