Valparaíso

Trabajadores viajaron hasta el parque nacional de la región de Valparaíso, para analizar, entre otras materias, el funcionamiento de las cámaras trampa, el programa de educación ambiental y la ordenanza municipal de la unidad.

Un enriquecedor intercambio de conocimientos técnicos y experiencias de vida sostuvieron guardaparques de la Corporación Nacional Forestal (CONAF), de las regiones de Coquimbo y Valparaíso, en el Parque Nacional La Campana, área silvestre protegida ubicada entre las comunas de Olmué e Hijuelas.

En el marco de la celebración del Día Nacional del Guardaparques, que se conmemora en todo el país el lunes 30 de septiembre, los trabajadores de CONAF Coquimbo viajaron hasta la región de Valparaíso, para conocer en terreno los objetos de conservación y el manejo administrativo de la reconocida unidad.

En esa línea, la delegación realizó un recorrido por los sectores de Granizo (Olmué) y Palmas de Ocoa (Hijuelas), donde recibieron información respecto al funcionamiento de las cámaras trampa, el programa de educación ambiental y la ordenanza municipal del parque nacional, así como de las medidas internas tomadas para enfrentar la grave y prolongada escasez hídrica.

“Tuve la oportunidad de recibirlos en la hostería en la que alojaron en Olmué, antes de que iniciaran su travesía por el parque nacional, y compartí algunos minutos con este grupo que considero selecto, pues trabajar en áreas silvestres es una satisfacción que no cualquiera tiene”, manifestó el director regional de CONAF Valparaíso, Sandro Bruzzone.

Añadió que “esta visita nos permite compartir experiencias, tanto las que ellos nos traen, como las que ellos pueden obtener de nuestras actividades. El intercambio siempre ha sido muy bien valorado entre guardaparques, en giras nacionales e internacionales”.

Por su parte, la jefa regional del Departamento de Áreas Silvestres Protegidas de CONAF Coquimbo, Paula Martínez, detalló que el Parque Nacional La Campana “es un ejemplo en varios ejes de la gestión. Primero, nos interesa conocer cómo fue el proceso de actualización del plan de manejo, qué ha significado el análisis de las amenazas, cómo han desarrollado estrategias que han sido exitosas y cuáles son las fallas del instrumento. Nosotros estamos en pleno proceso de aplicarlo en Fray Jorge y, por lo tanto, es un punto muy importante para compartir. Otro tema es el trabajo con cámaras trampa, que no sólo ha sido emblemático, sino que además muy significativo para direccionar acciones de conservación. También el programa de educación ambiental que tiene la zona es digno de analizar”.

“Para nosotros esta gira fue sumamente importante, ya que nuestros guardaparques pudieron encontrarse con sus pares y ver otras miradas respecto a la gestión del Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado, produciéndose un intercambio de conocimientos muy satisfactorio”, agregó.

En tanto, el guardaparques del Parque Nacional Bosque Fray Jorge, Roberto Gálvez, sostuvo que “es muy gratificante aprender del trabajo de los colegas de estas unidades emblemáticas del país. Una de las cosas que más me llamó la atención de este parque es  la gobernanza, las multas y el manejo de los visitantes, que debe ser bien cuidadoso y criterioso, porque puede ser contraproducente con nuestras comunidades aledañas, las que deben ser nuestras aliadas”.

La iniciativa contó con la participación de 20 guardaparques del Parque Nacional Bosque Fray Jorge, el Monumento Natural Pichasca y las reservas nacionales Las Chinchillas y Pingüino de Humboldt.