AtacamaNoticias PúblicasPortada

Una querella presentó CONAF ante el Juzgado de Letras y Garantía de Freirina, contra quienes resulten responsables por el delito de caza y comercialización de especies prohibidas, tras el hallazgo de los restos de dos guanacos adultos y un chulengo (cría), que efectuaron los guardaparques de Llanos de Challe.

Los cuerpos desmembrados fueron encontrados en el sector de Minillas, mientras se realizaba el conteo estival en el parque nacional. De acuerdo con los antecedentes entregados por el cuerpo de guardaparques, tras el hallazgo se realizó la denuncia y análisis por parte de un veterinario del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) Atacama, quienes determinaron que los individuos fueron faenados debido a los daños identificados en los cuerpos.

Los análisis arrojaron que los cortes son de bordes lisos en zonas de ligamento nucal y supraespinoso, asimismo no se observaron en el lugar los miembros anteriores y posteriores salvo dos articulaciones, evidencia del faenamiento en el lugar para aprovechar las zonas musculares que derivan en cortes más nobles de carne.

Determinado el delito, CONAF procedió a la acción legal debido a que los hechos ocurrieron dentro del parque nacional, ante esto el seremi de Agricultura Patricio Araya señaló que “el guanaco no sólo es un emblema para Atacama, su caza está prohibida según el artículo 4 del reglamento de ley de Caza, así también la ley dispone que quienes deben ejercer el control de la caza fuera de los parques es la PDI y al ocurrir dentro de un parque nacional es CONAF dependiente del Ministerio de Agricultura, quien ya inició los procesos judiciales que determinarán quienes son el o los responsables de este acto delictual”.

“Es importante recalcar que estamos preocupados por esta situación debido a la condición de vulnerabilidad de nuestro mayor mamífero terrestre, más aún cuando estos ilícitos son descubiertas en medio de una acción de monitoreo que supone arroja los datos de la situación actual de las poblaciones del guanaco”, agregó el seremi Patricio Araya.

Punto de prensaPor su parte el director regional de CONAF, Mauricio Sepúlveda afirmó que “a pesar de la realización de actividades de educación ambiental, fiscalización conjunta con otras instituciones públicas -tales como SAG, PDI, entre otras, puerta a puerta y programas de sensibilización en las comunidades, aún parte de la población no se compromete con la conservación de esta especie, razón por la cual se hace necesario aprovechar esta instancia de sensibilizar a la comunidad de las amenazas que día a día deben enfrentar los guanacos”.

En tanto, el director regional del SAG, Juan Carlos Valencia, señaló que los casos de caza furtiva no son nuevos, y se repiten en el tiempo. “Más allá de las fiscalizaciones que haga el servicio junto a otras entidades, sin el apoyo de la comunidad este problema continuará. Recordemos que el guanaco se encuentra clasificado en peligro de extinción en Atacama según la ley de Caza, por esto mismo es que el Servicio hace un llamado a tener conciencia sobre la conservación de este animal. Las denuncias de las personas son claves a la hora de proteger la fauna silvestre regional, por lo que solicitamos que si la comunidad tiene antecedentes no dude en hacerlos llegar al SAG, CONAF, PDI o Carabineros”.

Finalmente el subprefecto Patricio Zambrano jefe de la Bidema de la Policía de Investigaciones afirmó que “como PDI tenemos alianza estratégica con los servicios a fin de poder establecer cuáles son los ingresos de personas al sector, pero siendo tan grande el lugar no nos permite poder determinarlo con facilidad es por ello que se hace un llamado a la gente que tenga conocimiento e información nos aporte los antecedentes para poder trabajar sobre ellos”.

De acuerdo con el artículo 30 de la ley de caza la captura de fauna silvestre prohibida se sanciona con prisión en su grado medio a máximo, con multa de tres a cincuenta unidades tributarias mensuales (UTM) y con el comiso de las armas o instrumentos de captura.

En el Parque Nacional Llanos de Challe, el guanaco se encuentra amenazado por la presencia de perros de comunidades aledañas que en búsqueda de alimento realizan caza de individuos. Otra amenaza identificada es la presencia de caza furtiva, por parte de cazadores con perros que ingresan de manera irregular al parque generando una disminución en la población.

Censo en Llanos de Challe

En cuanto al censo de guanacos, el objetivo es determinar el estado de conservación de las poblaciones de las especies, por lo cual se convierte en la principal y fundamental herramienta de protección, la cual permite conocer el estado de las especies en términos del tamaño poblacional, la distribución y la presencia de amenazas. Los resultados de los monitoreos brindan información clave para encaminar las acciones de vigilancia y control, relevar las prioridades de investigación y las necesidades para la gestión de estas áreas protegidas.

Con relación a los resultados el jefe de Áreas Silvestres Protegidas de CONAF Atacama, Jorge Carabantes informó que “en el monitoreo estival 2018 se contabilizó un total de 664 individuos, 263 en las rutas al exterior y 401 al interior del parque nacional, de estos 67 corresponden a hembras y 28 a crías o chulengos. En comparación al año anterior se identifica un mayor número de guanacos tomando en cuenta que el año 2017 se registraron 100 individuos. Consideramos que este aumento dentro del parque pueda corresponder a la disponibilidad de alimentos posdesierto florido 2017”.