Oficina CentralSECOM

Contar con un reglamento nacional para el control de ganado doméstico en el Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE), además de mayor inversión y trabajo con la comunidad, fueron las principales medidas propuestas en el taller sobre la problemática, efectuado el pasado 13 de enero en el Parque Nacional La Campana.

La actividad, que contó con la participación del administrador del parque, Christian Díaz, el jefe técnico de la unidad, Leonardo Castro, el encargado del Programa Nacional de Control de Amenazas, Miguel Díaz, la estudiante en práctica de Medicina Veterinaria, Catalina Vera, y guardaparques acordaron, además, redoblar los esfuerzos de vincularse con la comunidad a fin de obtener su apoyo para evitar la degradación de la unidad y, por tanto, el deterioro de la Reserva de la Biósfera La Campana-Peñuelas.

Cabe señalar que en 2011 CONAF Región de Valparaíso comenzó un plan para desincentivar la presencia de vacas que pastorean en el parque. Según cálculos entregados por la oficina regional, regularmente se observan 200 vacunos, los que en primavera, cuando hay más biomasa vegetal, pueden llegar a dos mil. Si se considera que cada vacuno consume 70 kilos de materia verde al día –cuatro veces más pasto que un caballo– las 200 consumen diariamente una tonelada y media de las mejores plantas que conserva el parque, cifra que aumenta a las 15 toneladas en el momento de mayor apogeo.

Gran parte de las plantas afectadas están clasificadas en categorías críticas de conservación por el Estado de Chile. Entre estas se pueden señalar renovales de palma chilena, la Alstroemeria pulchra, el cactus endémico Eryocise garaventae, canelos y maitenes, entre otras, que forman parte de la biodiversidad florística mediterránea.

Además de la ausencia de un reglamento, otros factores que dificultan el control de bovinos en el parque son mayores atribuciones de control y fiscalización para el personal de CONAF, además de un decidido apoyo de las entidades locales, según lo concluido en el taller.

La situación descrita se ve agravada por una sequía que ya se arrastra en la zona por ocho años, situación que por sí misma ha mermado la vegetación del lugar.

 

Parque Nacional La Campana

El Parque Nacional La Campana es una de las escasas áreas protegidas que existe en la zona mediterránea chilena, el ecosistema más amenazado y desprotegido del país. Tiene una superficie es de 8 mil hectáreas y se encuentra ubicado en las comunas de Olmué e Hijuelas en la Región de Valparaíso.

Es una zona de rica biodiversidad, en la cual Darwin describió las maravillas de esta zona del país. Cuenta con 210 especies de fauna y 431 especies de plantas, destacándose entre estas últimas la palma chilena motivo de creación del parque. De su flora, un 56% son especies endémicas, es decir son un producto evolutivo de miles de años, existiendo solo en dicho lugar.

El territorio donde se formó este parque en el año 1965 fue usado anteriormente para la ganadería por comunidades rurales desde la Colonia. Aunque esta va en decadencia a nivel local, la costumbre hace difícil mantener las vacas fuera del parque, lo que se ve agravado por la falta de cercos en los límites del parque y por la actitud a veces agresiva de los arrieros con los guardaparques que protegen los recursos naturales del parque. La idiosincrasia campesina considera que las vacas comen pasto de manera natural y que la costumbre local de arreo es una práctica habitual.