Valparaíso

Sebastián Pacheco pasó la noche en una peligrosa área escarpada, aproximadamente a 1.600 metros de altura sobre el nivel del mar. Equipo de emergencia multisectorial, con cuerdas e incluso un helicóptero, logró auxiliarlo.

Luego de pasar la noche en una cornisa del cerro La Campana, en Olmué, aproximadamente a  1.600 metros de altura sobre el nivel del mar, el jueves 17 de enero fue rescatado sano y salvo el estudiante de Trabajo Social de la Universidad de Chile, Sebastián Pacheco Matamala, de 23 años de edad

El joven –junto a dos adultos, una mujer y un hombre- ingresó al parque nacional el miércoles 16, a las 8:30 horas, y se registró formalmente en la caseta de control del sector de Granizo, donde informó que el grupo ascendería a la cumbre a través de un sendero habilitado y debidamente señalizado.

Tras concretar este objetivo, Pacheco Matamala decidió separarse de sus compañeros y permanecer más tiempo del recomendado en la parte alta. Al bajar,  perdió el rumbo y se desplazó por un camino no autorizado, quedando atrapado en una peligrosa área escarpada.

Jefe regional del Departamento de Áreas Silvestres Protegidas y madre de Pacheco.

Afortunadamente, portaba un teléfono celular cargado, con el cual pudo contactar a la mujer que lo acompañaba al principio, quien dio aviso del incidente a la administración del entorno protegido, alrededor de las 19:00 horas. Al recibir esta información, guardaparques de la Corporación Nacional Forestal (CONAF) activaron el protocolo regular para este tipo de emergencias, que considera el trabajo mancomunado con personal de Bomberos, Socorro Andino y Carabineros.

Los integrantes del equipo de rescate ascendieron y lograron comunicarse con el estudiante universitario, cerca de las 4:20 de la madrugada. Sin embargo, debido a la falta de horas luz y la peligrosidad del terreno, optaron por continuar el operativo pasadas las 6:30 horas.

“Nuestra mayor preocupación era que está persona se encontraba solamente con short, polera y zapatillas. No tenía ningún elemento de protección personal ni tampoco agua. Por lo tanto, los equipos de emergencia lograron a través de anclajes de cuerdas, hacerle llegar frazadas y alimentación”, detalló el jefe del Departamento de Áreas Silvestres Protegidas de CONAF, Marcelo Pérez, sobre cómo pasó la noche el estudiante universitario.

Con la llegada de la luz se reiniciaron las labores de rescate con cuerdas, las cuales permitieron trasladar al excursionista hasta la cima del cerro La Campana, desde donde, posteriormente, fue transportado en un helicóptero de la Armada hasta el aeródromo de Olmué. En este punto recibió atención médica de urgencia a través del Samu.

Prevención

Al respecto, Pérez afirmó que el joven “se encontraba en muy buenas condiciones, sin ningún rasguño, sin ningún problema físico. Se veía un poco agotado, por supuesto, por la presión que tuvo. La familia estaba muy acongojada, muy preocupada, pero hubo un final feliz en esto”.

“Para nosotros es importante reiterar las medidas de prevención. Insistir a la gente en que venga a nuestros parques y reservas nacionales, pero que lo haga en un ámbito de respeto por el medio ambiente, y siguiendo las instrucciones de los guardaparques”, recalcó.

Cabe consignar que, en el marco de la ordenanza municipal vigente, por transgredir las normativas internas del Parque Nacional La Campana, Pacheco Matamala arriesga una multa de hasta 5 UTM.