MetropolitanaNoticias PúblicasPortada

En el marco del convenio Alianza Gato Andino (AGA) y la Corporación Nacional Forestal (CONAF) se realizó la instalación de las 2 primeras cámaras trampa, para el monitoreo del gato andino (Leopardus jacobita) en la Reserva Nacional Río Clarillo, que tiene por finalidad apoyar mutuamente la investigación, conservación y difusión a la comunidad de esta especie emblemática en el altiplano andino, y de la cual se tiene muy poca información.

Es la primera vez que se intentará detectar a este felino amenazado en el valle central, pudiendo ser el límite sur de su distribución geográfica en el país. Para esta primera aproximación, el lugar escogido fue el Cerro Blanco, que cuenta con una altura estimada de 2.300 msnm, y en donde se había confirmado previamente por los propios guardaparques de la Reserva, la presencia de vizcachas (Lagidium viscacia), que es la principal presa de este felino amenazado. De esta forma, el equipo profesional de esta investigación, decidió que la selección de sitios para el monitoreo se enfocara en aquellos lugares con presencia de este roedor o de otras potenciales presas.

El equipo responsable estuvo integrado por: Constanza Napolitano (investigadora de AGA), Luis Pizarro (guardaparque RNRC), María Violeta Barrera (veterinaria RNRC), Cecilia Antiqueo (geógrafa, CONAF RM) y Nadia Bou (bióloga uruguaya).

La experiencia espera poder ampliar los sectores monitoreados en la Reserva de Clarillo e iniciar en un corto plazo el monitoreo de Leopardus jacobita o gato andino en la otra unidad de áreas silvestres protegidas de la región que es el Monumento Natural El Morado.