Por segundo año consecutivo, la unidad terrestre Chonta trabajará en la prevención y el combate de incendios forestales en el archipiélago. La Corporación conformó esta temporada 32 brigadas en la Región de Valparaíso.

Con el fin de reforzar la protección de la población y el valioso patrimonio natural y cultural que alberga el archipiélago de Juan Fernández, por segundo año consecutivo la Corporación Nacional Forestal (CONAF) conformó una brigada de prevención y combate de incendios forestales en la zona.

La unidad terrestre -denominada Chonta, en homenaje a la palma endémica de la isla Robinson Crusoe- comenzó a operar en la localidad insular el lunes 20 de enero, de acuerdo a la planificación de la institución forestal.

Se trata de la brigada número 32 y la última que constituirá CONAF en la Región de Valparaíso, para el actual período de alta probabilidad de ocurrencia de incendios forestales 2019-2020, que partió el 1 de julio del año pasado y culminará el 30 de junio del presente.

Al respecto, el director regional de CONAF, Sandro Bruzzone, explicó que “el equipo está compuesto por diez personas, cuatro mujeres y seis hombres, más un profesional de apoyo del Parque Nacional Archipiélago de Juan Fernández, quienes cumplirán labores de difusión educativa, silvicultura preventiva o manejo de combustibles, resguardo de infraestructura crítica y primera respuesta ante incendios forestales”.

Por su parte, el jefe de la brigada Palma 5 (Valparaíso) del organismo forestal, José Flores, destacó que los integrantes de la unidad terrestre Chonta recibieron el mismo equipamiento de trabajo y seguridad ocupado en el resto de la región y, además, fueron capacitados en torno “al uso y la mantención de herramientas de corte y raspado, y motobombas de agua, para combatir incendios forestales diferentes a los del continente, por los vientos, el tipo de combustible y la topografía”.

En tanto, el encargado regional de la Sección de Prevención de Incendios Forestales de la Corporación, Daniel Ariz, advirtió que eventuales siniestros forestales podrían generar daños estructurales en el sector poblado San Juan Bautista, en la Isla Robinson Crusoe, ya que en lugar existen “viviendas que están en pleno contacto con lo que fue una plantación que se desarrolló a partir de los años ´70, donde hay muchas especies que se asilvestraron y naturalizaron, como pinos y eucaliptos, algunos de gran envergadura, además de zarzamoras y murtillas”.

Primeros trabajos

En ese contexto, la labor de la brigada Chonta se concentra actualmente en despejar y cortar la continuidad de la vegetación en este punto vulnerable y otros  cercanos a infraestructura crítica, tales como fuentes de agua potable, líneas de alta tensión y el centro autorizado de acopio de basura.

Otra acción relevante que inició el equipo insular es el contacto directo con la comunidad fernandeciana, para concientizar a los vecinos sobre el peligro que revisten actividades como la quema de desechos domiciliarios y agroforestales, el uso de herramientas que generan chispas, como esmeriles y sopletes, o la acumulación de desperdicios.

Cabe consignar que los brigadistas fueron capacitados por personal multisectorial de CONAF, proveniente desde el continente y constituido por por los encargados regionales de Prevención de Riesgos y Prevención de Incendios Forestales, Adriana Pizarro y Daniel Ariz; y los experimentados jefes de brigada, José Flores y Moisés Briceño. Todo esto, con el apoyo logístico del administrador del Parque Nacional Archipiélago de Juan Fernández, Guillermo Araya.