• Tráfico internacional de este tipo de especies puede alcanzar altísimos precios

A pocos días de la reintroducción al país de más de 800 cactáceas chilenas provenientes de Italia, donde fue detectado un tráfico ilegal de este tipo de suculentas, será ahora el turno de la devolución a su punto de origen, de otro conjunto de cactus decomisado ad portas salir de Chile a través del complejo fronterizo Chacalluta, y que CONAF regional mantuvo en custodia en su vivero Las Maitas del valle de Azapa.

En este segundo caso reciente, fue una comitiva integrada profesionales de CONAF Antofagasta y la Brigada Investigadora de Delitos contra el Medioambiente y Patrimonio Cultura, Bidema de la PDI, quienes arribaron hasta Arica para hacerse cargo del traslado de los 283 cactus de la especie Copiapoa cinerea los que en su momento decomisaron efectivos policiales de la 4° Comisaría de Carabineros de Chacalluta.

El cargamento de las suculentas fue entregado en un primer paso al SAG y luego entregado a CONAF en atención a la tuición que este organismo tiene respecto de la Ley CITES, -20.962/Minagri-,  la que desde el año 2016, regula en materia de flora la aplicación de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres.

Según estimaciones de la PDI, cada uno de estos ejemplares puede alcanzar precios de hasta mil euros en el mercado informal.  Así lo indicó el subcomisario Marco León Calderón, de la Bidema Antofagasta, quien precisó que “debido al gran valor ornamental se genera que sea muy atractivo realizar el ilícito ya que la gente está dispuesta a pagar mucho dinero”.

La colaboración en el traslado hacia Antofagasta de parte de la PDI se inscribe además en las acciones de la Mesa de Fiscalización Forestal, donde según explica el jefe de Fiscalización y Evaluación Ambiental de CONAF Antofagasta, ingeniero forestal Víctor Muñoz Bruna, la colaboración de entidades participantes en esta mesa de fiscalización es muy importante”.

Héctor Peñaranda, director regional de CONAF en Arica y Parinacota, indicó en tanto que “este es un hito respecto de la incautación hecha por Carabineros en el mes de marzo de especies nativas  propias de la región de Antofagasta.  Entonces ahora se hace la devolución de estos 283 individuos de la especie Copiapoa hacia su lugar natural y ver si se pueden reincorporar al medio”.

“La replantación es posible, aunque será un trabajo arduo en terreno”, según acota Víctor Muñoz, quien detalla que “la idea ahora es llevarlas al vivero de CONAF Antofagasta donde tenemos que hidratarlas, revisar las raíces, que se aclimaten un par de semanas y luego poder llevarlas a su medioambiente”.

Frente a la consulta si este delito es recurrente, el profesional de CONAF indica que “la Mesa de Fiscalización Forestal está hace dos años con este tema.  Es cosa de poner cactáceas Taltal en Google y salen publicaciones de Japón, Italia con valores de hasta mil euros por un par de individuos.  Por tanto, para nosotros en Antofagasta es muy difícil el control porque la extensión donde están este tipo de cactus es muy grande.  Y un cactus puede medir cinco centímetros y en una caja de zapatos pueden caber 50 individuos.  Entonces, sí es recurrente y por eso es muy importante que las policías y Aduanas nos ayuden cuando detectan estos casos.”

El subcomisario Marco León agrega por su parte que “el llamado es también a la comunidad para no sacar cactus de zonas protegidas y a apoyar y resguardar nuestro patrimonio, porque esto es parte de nuestro patrimonio”.