En los nuevos registros se volvieron a detectar pumas y gato colocolo.

Una excelente noticia dio el análisis del registro de las cámaras trampa en el Parque Nacional Llanos de Challe, al reconfirmar la presencia de dos felinos en esta área protegida de la Región de Atacama, el puma (Puma concolor) y el gato colocolo (Leopardus colocolo).

Uno de los aspectos que destacó el director de CONAF Región de Atacama, Héctor Soto, es que “la presencia del puma como carnívoro y al ser un depredador tope, representa uno de los grupos claves para el buen funcionamiento de ecosistemas naturales, ya que mantiene el equilibrio entre las poblaciones naturales de presas y del buen estado de conservación del ecosistema. Para el caso de los felinos más pequeños, como el gato colocolo, su presencia también es un indicador de que los ecosistemas están razonablemente bien conservados”.

Cabe destacar que el Parque Nacional Llanos de Challe está integrado al Sistema Nacional de Fotomonitoreo de la Naturaleza, desarrollado por la Gerencia de Áreas Silvestres Protegidas de CONAF, cuyo objetivo es realizar un monitoreo de los objetos de conservación biológicos a través del uso de cámaras trampa, una herramienta tecnológica importante y de gran utilidad para la gestión territorial en estas unidades, que monitorea la actividad y distribución de los objetos de conservación biológicos, como también la identificación de las amenazas.

El primer registro de puma en esta parque nacional fue en el 2014, año en que se comenzó a probar las cámaras trampa en el monitoreo en las aguadas. Luego, en 2019, cuando comenzó oficialmente el uso de esta tecnología y se integró al plan nacional de monitoreo, se volvió a registrar pumas y también gato colocolo. Ahora, en 2021, además de manifestarse en las zonas de aguadas, también aparecen en los monitoreos con distribución al azar al interior del parque, lo que permite identificar la distribución espacial y uso del hábitat.

Para la guardaparques y administradora del Parque Nacional Llanos de Challe, Gabriela López, estos importantes registros “invitan a seguir avanzando en las estrategias de conservación para resguardar poblaciones que se ven amenazadas por actividades antrópicas, como la pérdida y fragmentación del hábitat, la presencia de perros en las áreas silvestres protegidas y la caza ilegal. Estamos trabajando en difusión con las comunidades aledañas y mejorar el monitoreo para dar continuidad al registro de estas importantes especies al interior de nuestro parque nacional”.

Finalmente, destacó que los principales objetos de conservación de esta área protegida del Estado, que administra CONAF, son el guanaco (Lama guanicoe) y la formación vegetal del desierto costero de Huasco, como también el “gran compromiso del equipo de guardaparques para la incorporación de esta tecnología, donde además de capacitarse, demanda un gran trabajo de terreno, tanto para la instalación de las cámaras y el retiro del material, como también el ir definiendo los lugares más aptos para colocarlas”.