La acción estuvo a cargo de voluntarios y guardaparques. Se realizó en el marco del aniversario de los 28 años que celebró el monumento natural.

El pasado 3 de abril, la Corporación Nacional Forestal, CONAF, celebró los 28 años desde la creación del Monumento Natural La Portada, área protegida que es hábitat preferente de poblaciones de aves marino costeras y que, además, es uno de los sectores predilectos para el turismo regional.

En este contexto, el equipo de la unidad Monumento Natural La Portada organizó un operativo de limpieza en conjunto a voluntarios de la filial del Hogar de Cristo, Fundación Súmate. Previo a la actividad, y en el marco del Programa de Educación para la Conservación de CONAF, los voluntarios fueron capacitados por personal de dicha institución en las dependencias del centro comunitario del Hogar de Cristo, empleando metodologías destinadas al grupo de jóvenes que se prepara para la reinserción educativa, para sensibilizar acerca de la biodiversidad existente en el área.

El día de la actividad, el grupo conoció el Centro de Educación Ambiental, en donde recibieron una charla de reciclaje brindada por el encargado regional de la materia de la Seremi del Medio Ambiente. Luego, en terreno, realizaron una actividad de recolección de las colillas de cigarro dispuestas en el área de uso público del monumento, senderos, frontis del Centro de Educación Ambiental y miradores de La Portada. Como recipiente recolector se reutilizaron las botellas de agua de 500 ml repartidas por CONAF, para cuantificar las muestras de residuos presentes en el área.

grupoEl voluntario Byron Merino Villalobos, estudiante del programa Súmate a tu Barrio, de Fundación Súmate, señaló que “participamos en un grupo de amigos aprovechando de disfrutar y también de recoger la basura que la gente deja acá. Ellos no se dan cuenta del daño que hacen al tirar las colillas al suelo. Igual hay que cuidar el medio ambiente porque acá viven muchos animalitos en extinción y peligro”.

Víctor Quezada Bascuñán, director regional (I) de CONAF, destacó el trabajo realizado por los guardaparques que durante 10 años han estado a cargo de la conservación de este patrimonio regional, haciendo un llamado a la comunidad a seguir colaborando con el cuidado de La Portada.

También resaltó la importancia de las acciones de conservación implementadas en el monumento natural, como la educación ambiental y regulación de acceso a áreas, que han permitido, por ejemplo, aumentar la población de diferentes especies de avifauna costera en el área y minimizar procesos erosivos de los recursos geológicos y paisajísticos del lugar. En este sentido, reiteró el mensaje a la ciudadanía, sobre la actitud de cuidado y respeto que deben adoptar quienes visiten el área protegida, partiendo por no dejar basura en el lugar.

En tanto, Claudia Soto, coordinadora del programa Súmate a tu Barrio de Fundación Súmate, valoró la invitación de CONAF, enfatizando que “aún siendo de acá, muy pocos de nuestros alumnos conocen que la portada es un monumento natural, ellos pensaban que era solo una roca que existía. Gracias a estas actividades, generamos conciencia sobre el tema de la limpieza y el cuidado del medio ambiente, pues muchos de nuestros niños viven en situaciones vulnerables”.

Colillas

cigarrosLas colillas de cigarrillos tienen químicos como cadmio, arsénico y plomo, elementos que se filtran en el medio ambiente contaminando cursos de agua y tierra.

Por eso el énfasis en el compromiso de la comunidad, pues el destino de cigarrillos y colillas arrojadas al suelo en el área de estacionamiento y senderos del monumento son arrastradas por el viento hacia el acantilado y una vez allí caen al mar, afectando directamente los ecosistemas marinos intermareales. Es decir, rocas con posas de agua donde viven estadíos juveniles de peces, moluscos, equinodermos y aves marinas como pingüinos, pelícanos y cormoranes, además de mamíferos marinos como chungungos y lobos marinos.

El cierre del acceso a la playa durante 2010 significó un impacto positivo en las poblaciones de aves costeras, un claro ejemplo de esto es el caso del guanay, que pasó de una población de 2 mil aves a más de 7 mil. En este sentido, se espera que toda la comunidad se involucre en mantener los alrededores de los acantilados limpios, ya que en dichos sectores también habitan estas especies.