CONAF fortalece la tecnología de monitoreo en parques nacionales

· Ahora se probó uso de sensor multiespectral en drones y se avanzó en la entrega de estos aparatos en áreas silvestres protegidas del norte del país.

Avanzando en la integración de nueva tecnología destinada a mejorar los sistemas de monitoreo para la conservación que se realiza en las áreas silvestres protegidas del Estado, la Corporación Nacional Forestal (CONAF) incorporó ahora el sistema multiespectral en los drones que se están utilizando para estas labores en los parques nacionales, reservas nacionales y monumentos naturales a lo largo del país.

Desde el 2017 que la Gerencia de Áreas Silvestres Protegidas de CONAF viene desarrollando un plan nacional de integración de tecnología para fortalecer los sistemas de monitoreo y así, por ejemplo, detectar cambios que pudieran afectar a la flora y fauna que se resguardan en estas unidades. Por ello, junto con la compra y utilización de drones, se inició el proceso de integrar a ellos este sistema multiespectral, el cual permite obtener imágenes infrarrojas de alta resolución, que entregan información que no es posible observar a través del ojo humano.

La prueba con este sensor se llevó a efecto en el Parque Nacional Bosque de Fray Jorge, de la Región de Coquimbo, sobre la desembocadura del río Limarí y parte de los bosques hidrófilos relictuales de esta área protegida. Además de evaluar la factibilidad y ventajas de este sistema, la actividad se convirtió en un hito, ya que es la primera vez que se vuela un drone con este equipamiento por parte de funcionarias o funcionarios de CONAF en una unidad del Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE).

El director ejecutivo de CONAF, Rodrigo Munita, resaltó esta iniciativa, señalando que “la integración de tecnología, en la que destaca el uso de cámaras trampa y de drones en áreas silvestres protegidas, nos permite reforzar la gran labor de las y los guardaparques en acciones de conservación, ya que con estas herramientas se puede cubrir más espacio en cada acción de monitoreo y también detectar en forma más temprana cambios en los ecosistemas que se resguardan”.

La prueba fue realizada por los profesionales de la Sección de Monitoreo e Información de la Gerencia de Áreas Silvestres Protegidas de CONAF, encabezados por Diego Valencia, y guardaparques de este parque nacional, quien señaló que “con una cámara normal, sólo podremos detectar problemas que se ven a simple vista desde el aire, por ejemplo, zonas con poca vegetación y presencia o ausencia de hojas. En cambio, una cámara multiespectral es capaz de captar espectros de luz más allá de la que podemos ver con nuestros ojos, como la luz infrarroja. A partir de estas imágenes, se pueden calcular diferentes índices que nos permiten conocer mejor algunos aspectos funcionales de la salud y el bienestar de la vegetación. Estos índices representan, por ejemplo, que tan fotosintéticamente activa se encuentra una planta respecto a la clorofila que contiene y si la planta está bien hidratada o se encuentra estresada por la falta de agua. El seguimiento de estas características en el tiempo, nos permite conocer los efectos que tienen los cambios en el clima sobre la vegetación o su recuperación luego de algún disturbio, como los incendios forestales”.

En conjunto con la prueba de la cámara multiespectral, la Sección de Monitoreo e Información de CONAF también continuó con la entrega de drones y capacitación, en esta oportunidad a las y los guardaparques de los parques nacionales Llanos de Challe, Nevado Tres Cruces y Pan de Azúcar, de la Región de Atacama. La capacitación constó de clases teóricas sobre normativas de vuelo con aeronaves pilotadas a distancia, o RPA por sus siglas en inglés (Remotely Piloted Aircraft). A la vez, se revisaron consideraciones técnicas, ambientales y cuidado con la fauna local, además de tener un día de práctica y manejo en el Parque Nacional Llanos de Challe. La actividad finalizó con la entrega de un equipo Phantom IV Pro y todos los accesorios necesarios para su correcto funcionamiento.

Para la guardaparques y administradora del Parque Nacional Llanos de Challe, Gabriela López, lo más importante es que el uso de drones “viene a incorporarse al avance tecnológico que hemos tenido en nuestro parque para el monitoreo de los objetos de conservación y para el control de amenazas. El uso de drones nos permite sumar a los monitoreos con cámaras trampa la posibilidad de aumentar la toma de datos en una mayor superficie, llegar a lugares de difícil acceso e identificar actividades irregulares al interior de nuestra área protegida”.