La institución forestal bautizó como “René Salazar Muñoz” al centro de informaciones ambientales del recinto. También recibieron un reconocimiento cinco destacados exadministradores.

En el marco del septuagésimo aniversario de la Reserva Nacional Lago Peñuelas, la Corporación Nacional Forestal (CONAF) bautizó como “René Salazar Muñoz” al centro de informaciones ambientales del entorno protegido, donde es posible apreciar muestras representativas del patrimonio natural y cultural del lugar.

De esta manera, la institución forestal brindó un merecido homenaje a un histórico guardaparques de la unidad, que dedicó más de cuatro décadas de abnegado trabajo en pro de la  conservación de la  flora y fauna, y que dejó este mundo el 16 de diciembre del 2020.

Colegas, familiares (viuda, tres hijos y una hija), amigos y amigas descubrieron una placa conmemorativa con el nombre de René Salazar Muñoz, quien estuvo ligado durante gran parte de su vida a la reserva nacional, incluso desde antes de que el espacio adquiriera la condición de área silvestre protegida del Estado.

La simbólica ceremonia consideró, además, un afectuoso reconocimiento a cinco destacados exadministradores del pulmón verde, que contribuyeron, con gran compromiso, a la protección y el mejoramiento de la infraestructura del entorno natural: Santiago Santiago Huaiquinao, Aldo Valdivia, Claudio Ilabaca, Fernando Hurtado y Carlos Pizani (Q.E.P.D.).

Para sellar con broche de oro la actividad, las personas presentes –incluyendo a representantes del fundo Las Cenizas y la reserva ecológica Lo Orozco- plantaron un árbol nativo en el sector de administración.

“Celebramos un aniversario importante, los 70 años de la Reserva Nacional Lago Peñuelas, que fue creada el 4 de junio de 1952. Pero más allá de eso, también reconocimos a un gran hombre y destacado exfuncionario, René Salazar Muñoz, nombre con el que bautizamos al centro de informaciones ambientales”, sostuvo el director regional de CONAF, Luis Correa.

Por su parte, el administrador de la reserva nacional, Óscar Salazar, valoró la ceremonia realizada y el homenaje póstumo a su padre, René Salazar Muñoz, quien efectuó diferentes funciones en el recinto, hasta el 2006, cuando se acogió a jubilación con 77 años.

Detalló que “don René o  don Rene, como cariñosamente era conocido, se desempeñó en diferentes funciones dentro de la reserva, tales como jefe de Manejo de Bosque e Hidrología (Manejo Forestal), encargado de Distrito La Engorda, encargado de Caballares y Forraje, entre otras muchas actividades propias de la labor de un guardaparques, lo que también lo llevó a ostentar el cargo de administrador”.

“Lo que más destaco fue su amabilidad para enseñar. No dudó en trasmitir sus conocimientos de la mejor forma posible y con una paciencia inigualable”, afirmó orgulloso Óscar Salazar.