Se espera obtener más de 5 mil fotografías y videos que permitirán revisar y analizar el comportamiento de la fauna y sus amenazas.

Treinta cámaras trampa con sensor de movimiento fueron instaladas en distintos puntos de la Reserva Nacional Isla Mocha con el fin de monitorear la fauna del lugar y sus amenazas. Durante cinco días, personal del Departamento Regional de Áreas Silvestres Protegidas recorrió y estudió cada uno de los sectores más adecuados para llevar a cabo el trabajo.

La labor se inserta dentro del Programa Nacional de Monitoreo de Fauna implementado por la Corporación Nacional Forestal (CONAF), que permite hacer un seguimiento del comportamiento de la fauna y sus amenazas, en diversas áreas silvestres a lo largo del país.

“Estamos muy contentos con este trabajo, que es pionero en la isla, y en donde además invitamos a la comunidad isleña a participar en el proceso de instalación. Las cámaras permanecerán hasta el mes de diciembre fecha en que serán retiradas, extraída su información desde las tarjetas memoria y analizadas por nuestro equipo. Lo interesante de este trabajo es el levantamiento de información en imágenes, fotografías o vídeos, de las especies que tienen como hábitat a la Reserva Nacional Isla Mocha, o como sitio de paso. Se trata de un trabajo que esperamos sea permanente en el tiempo, que nos permitirá caracterizar la fauna de la zona y hacerle seguimiento a las poblaciones presentes, así como también nos ayudará a detectar la presencia de amenazas, como animales domésticos asilvestrados, principalmente los gatos”, explicó el jefe provincial de CONAF Arauco, Guillermo Reyes.

La Reserva Nacional Isla Mocha tiene una superficie de 2368 hectáreas, y ocupa el 45 % de la superficie total de la isla que lleva el mismo nombre. En el lugar se protege —mayormente— su ambiente boscoso, que se destaca por su alta riqueza de especies de flora y fauna, y su alto endemismo.

Entre las subespecies endémicas se encuentran el tordo austral de la Mocha (Turdus falcklandii mochae), el chucao de la Mocha (Scelorchilus rubecula mochae) y el rayadito de la Mocha (Aphrastura spinicauda bullocki). Otras especies endémicas de la unidad son la ranita de la Mocha (Eupsophus insularis) y el degú de la Mocha (Octodon pacificus). Esta última especie es muy relevante, debido a que se considera un fósil vivo, dado que se encuentra presente en la isla desde la época del Holoceno: se creía extinto hasta el año 2016, fecha en que volvió  a registrarse.

En el marco de lo anterior, la encargada regional de la sección Diversidad Biológica de CONAF Biobío, Ana Hinojosa, precisó que “desde hace más de diez años, los guardaparques de esta reserva nacional se distinguen por la gran labor que ejercen en las diversas actividades de monitoreo de la biodiversidad y el control de sus amenazas, destacando el monitoreo de aspectos físicos y biológicos de la laguna Hermosa, ubicada al interior de la unidad. Así también en la búsqueda permanente del degú de la Mocha y el monitoreo de reproducción de la fardela blanca, junto a la ONG Oikonos, entre otras acciones”.

Agregó que, toda esta labor “se verá complementada con la reciente instalación de cámaras trampa, que significa un monitoreo estandarizado y sistemático de la fauna, que nos permitirá observar estas especies desde otra óptica”.

Equipo encargado de la instalación de las cámaras trampa en la RN Isla Mocha.

Se escogió un total de sesenta puntos de monitoreo, donde en una primera etapa se instalaron treinta cámaras, y luego de completado el período planificado, se re localizarán en los sectores faltantes.

Finalmente, el jefe provincial de CONAF Arauco, Guillermo Reyes, indicó que el trabajo con cámaras trampa “es un verdadero hito y esperamos, una vez retirados los dispositivos, obtener la mayor cantidad de imágenes posibles que nos permita mejorar la labor de protección que venimos desarrollando desde hace años en esta reserva nacional”.