En la Reserva Nacional Lago Peñuelas, guardaparques identificaron a un ejemplar con pérdida de pelo en el lomo, las patas y la cola.

Tras revisar las fotografías captadas este mes por cámaras trampa, guardaparques de la Corporación Nacional Forestal (CONAF) detectaron a un zorro culpeo (Lycalopex culpaeus) con una notoria e inusual pérdida de pelo en el lomo, las patas y la cola, al interior de la Reserva Nacional Lago Peñuelas, en Valparaíso.

De acuerdo al análisis preliminar de las imágenes, el carnívoro nativo se encontraría afectado por sarna o tiña, enfermedades que pueden ser transmitidas por perros a la fauna silvestre.

Ante esta situación, el director regional de CONAF, Luis Correa, llamó a la comunidad a la tenencia responsable de mascotas, y recalcó que “está prohibido el ingreso de animales domésticos a las áreas silvestres protegidas del Estado, porque transmiten enfermedades a la fauna nativa, como la rabia, la sarna, la tiña, el distemper y la leucemia felina”.

 

A su vez, detalló que “perros y gatos asilvestrados disputan territorio, alteran, atacan e incluso depredan a la fauna que habita en parques y reservas nacionales, monumentos naturales y santuarios de la naturaleza”.

Por su parte, la guardaparques  Ángela Troncoso precisó que “los perros y gatos han sido identificados como una de las principales amenazas para la biodiversidad en la Reserva Nacional Lago Peñuelas, afectando a uno de sus principales objetos de conservación: los carnívoros nativos”.

“Esto ocurre -explicó- porque los perros pueden atacar a nuestros carnívoros nativos, competir y  transmitir virus, bacterias y parásitos internos y/o externos, como queda evidenciado en las imágenes obtenidas de nuestras cámaras trampa, donde vemos a un zorro con claro signo de enfermedad ectoparasitaria”.

Finalmente, Troncoso aseveró que “los perros y gatos no forman parte de los ecosistemas nativos. Las especies originarias de estos territorios, como los zorros, evolucionaron por miles de años en su ausencia, y son muy vulnerables a los impactos de estos animales domésticos, entre ellos, por ejemplo, los patógenos que pueden contagiar. Estas especies no tienen una respuesta inmune adecuada para enfrentar este tipo de males”.

Patógenos

Cabe consignar que en el mismo punto donde registraron al zorro culpeo, los guardaparques de la institución forestal captaron fotografías de un perro deambulando en diferentes horarios.

Si bien no se constató una interacción directa entre los animales, igualmente existe un peligro para el carnívoro nativo, ya que patógenos pueden quedar en el ambiente por la orina o las fecas del can.