La iniciativa busca recoger la percepción de los actores respecto a cómo debiera ser el nuevo Servicio Forestal en la Región de Tarapacá. Entre lo más destacable está la necesidad de fortalecer a la institución en su capacidad fiscalizadora por la tala ilegal de árboles nativos en una de las zonas más áridas del mundo. Así como la regulación de la producción del carbón y sus efectos para los habitantes cercanos a la zona de la Reserva Nacional Pampa del Tamarugal.

Barros también destacó las ideas innovadoras que significan un desafío a recoger por lo que será la nueva institucionalidad del Servicio Forestal de carácter público, en cuanto a dotarlo con nuevas facultades, atribuciones y presupuesto para generar o adaptar instrumentos de fomento en el área turística y educativa, en conjunto con la comunidad. “Esto es importante ya que, hay un compromiso por parte del Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet con respecto al desarrollo del turismo en áreas de interés, actuando en colaboración con otras carteras ministeriales, generando mecanismos para que, por ejemplo, operadores de turismo efectivamente realicen una labor de calidad, sustentable y atractiva turísticamente” entre otras, destacó el director regional de CONAF Tarapacá.

“Una de las principales dificultades para generar el diálogo han sido las distancias y el poco conocimiento que se tiene en la ciudad de la Corporación Nacional Forestal. Sin embargo, como estrategia hemos planteado conversar con los actores relevantes como nuestros usuarios en cada salida a terreno o cuando ellos visitan nuestras oficinas”, manifestó Barros.

Además indicó que con “las autoridades cada vez que se asiste a una reunión hemos ido captando sus ideas y luego procesar esta información para contribuir al Diálogo Forestal Nacional. Sabemos que esta nueva institucionalidad apunta a iniciativas de alto impacto territorial y se entrecruza con líneas temáticas como el desarrollo sustentable del turismo y otras como la propia destinación del territorio, en el cual, hay pertinencia con características étnicas, sociales y culturales”.

Agregó que “en Tarapacá hay grandes desafíos con las áreas silvestres protegidas del Estado, como los geoglifos de Pintados, el Parque Nacional Volcán Isluga, Parque Nacional Salar del Huasco, la Reserva Nacional Pampa del Tamarugal que significan extensos territorios cuya flora y fauna merecen nuestro trabajo y dedicación”, sostuvo.

De los desafíos pertinentes a las comunas de Alto Hospicio e Iquique el nuevo Servicio Forestal presenta desafíos planteados por las autoridades, en cuanto a la arborización con especies nativas en espacios urbanos sustentables y también con el desarrollo de la extensión a través del Centro de Educación Ambiental (Cedam), ubicado al interior de la Reserva Pampa del Tamarugal, el cual se espera sea visitado por los estudiantes de la región para que conozcan la biodiversidad del sector y tomen conciencia del alto valor de estos frágiles ecosistemas.