El grupo se encargará de levantar información territorial y sociocultural para dilucidar por qué, cómo, cuándo y dónde están originándose los siniestros en la zona.

A contar de la próxima semana comenzará a operar la nueva Unidad de Análisis y Diagnóstico (UAD) de la Corporación Nacional Forestal (CONAF), en la región de Valparaíso. Este equipo, integrado por seis profesionales de diferentes áreas del conocimiento, tendrá la misión de levantar información territorial y sociocultural respecto al origen, las causas y los responsables de los incendios forestales en la zona, con el propósito de generar planes focalizados de prevención y mitigar la ocurrencia de este tipo de emergencias.

En ese contexto, el gobernador de la provincia de Valparaíso, Jorge Dip, y el director regional (s) de CONAF, Claudio Ilabaca, supervisaron la última capacitación en terreno que expertos nacionales del organismo forestal brindaron en el sector de Reñaca Alto (Lajarillas), en Viña del Mar, a los integrantes de este grupo, a sus símiles de las regiones Libertador Bernardo O’Higgins, Metropolitana, Maule y la Araucanía, y también a efectivos de Carabineros y la PDI.


foto 3
Al respecto, el director regional (s) de CONAF explicó que a nivel nacional, los miembros de las unidades de análisis y diagnóstico están preparándose para identificar “por qué, cómo, cuándo y dónde están iniciándose los incendios forestales. Desde esa perspectiva, estamos dando más herramientas para la prevención, no solamente tomando los factores ambientales, sino que también los socioculturales”.

foto 2Agregó que la UAD local, “actualmente, está compuesta por cuatro geógrafos y en los próximos días se incorporarán un sociólogo y un ingeniero ambiental, cuyo objetivo es poder determinar la causalidad y de esa manera fomentar la prevención de los incendios forestales en la región”.

Por su parte, el gobernador Dip sostuvo que la conformación de este grupo “es tremendamente importante porque no todo lo que dice relación con incendios forestales, dice relación solo con la respuesta, con la reacción, con cómo los apagamos. Y por lo tanto, conocer las causas basales de los siniestros, nos permite también realizar labores de prevención”.

Cabe señalar que los estudios desarrollados por la UAD regional serán entregados al Ministerio Público, bajo protocolos establecidos a nivel nacional por la Corporación y el ente persecutor. Todo esto, con el fin de que los datos que se recojan sobre el punto de origen de una emergencia sean lo más fidedignos posibles y útiles para la labor de las policías. Por otro lado, a esta unidad se le entregarán herramientas para hacer más prolijo su trabajo, como un vehículo para recorrer las zonas de riesgo y los focos, así como equipos GPS y computacionales.