Diputados apoyan proyecto de ley que regula mercado de la leña

La iniciativa, además, establece que para su uso deberá tener un contenido de humedad inferior al 25 % y que su comercialización solo podrá ser efectuada por quienes cumplan con normativas que rigen a las actividades forestales y económicas.

Como un importante paso para lograr la regulación del mercado de la leña, calificó el director ejecutivo de la Corporación Nacional Forestal, Rodrigo Munita, el respaldo que la Comisión de Minería y Energía de la Cámara de Diputadas y Diputados dio por unanimidad al proyecto de ley sobre comercialización del biocombustible, ocurrido el lunes 12 de abril.
“Estamos optimistas con este proyecto de ley”, declaró Munita, iniciativa que fue presentada en julio de 2020 por el diputado Harry Jürgenssen junto con sus colegas Miguel Ángel Calisto, Marcos Ilabaca, Andrés Molina, Diego Paulsen, Frank Sauerbaum y Cristóbal Urruticoechea, y que define a la leña y sus derivados como combustible sólido.

La moción establece, asimismo, requisitos y condiciones a su producción y comercialización, define el contenido de humedad máximo basado en la normativa actual (25 % en base seca) y señala condiciones de origen legal y formalidad, en especial para la leña proveniente de bosques nativos. Además, indica que su alcance territorial está limitado a las zonas declaradas saturadas por contaminación por el Ministerio de Medio Ambiente, específicamente desde la Región de O’Higgins hasta la Región de Aysén.

La máxima autoridad forestal expresó también que los ministerios de Energía y Agricultura, al que pertenece CONAF, desarrollan en conjunto una indicación sustitutiva y el estudio de impacto regulatorio del proyecto de ley, para perfeccionar y complementar el texto original de la moción del diputado Jürgensen.

Es necesario destacar que la leña es el combustible más utilizado en el país, particularmente entre las regiones de O’Higgins y Aysén, en unos 2 millones de hogares. Sin embargo, la deficiente aislación de las viviendas y los bajos ingresos familiares empujan a las personas a usar leña húmeda por sus bajos precios, lo que incide en unas 3 mil 600 muertes prematuras en Chile a causa de sus emisiones.

“El Ministerio de Agricultura (Minagri) ha incorporado indicaciones técnicas y de comercialización que apuntan a resguardar los intereses de la actividad productiva de los bosques y su producción de biomasa y que, una vez transformado en biocombustible, quienes conforman el sector forestal puedan participar activamente de este mercado, pues propende a un mejor manejo de los bosques, a la agregación de valor, la generación de empleo y el mejoramiento de la competitividad de los pequeños propietarios forestales, campesinos y comunidades indígenas, todos aspectos considerados en la Política Forestal y en la Política Nacional de Desarrollo Rural”, afirmó el director ejecutivo de CONAF.

El equipo de trabajo del Minagri está integrado por el asesor legislativo Andrés Meneses, del Ministerio Agricultura; Rony Pantoja, jefe de la Unidad de Dendroenergía de CONAF; Javier Castro, abogado de Fiscalía de CONAF; Celia Iturra, profesional de la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa); René Reyes, del Observatorio de Combustibles de Madera del Instituto Forestal (INFOR); Eduardo Morales, secretario técnico del Consejo de Política Forestal (CPF); Daniela Parra, profesional de la Secretaría Técnica del CPF; y Luis Gianelli, gerente de Bosques y Cambio Climático de CONAF.

Cabe indicar que el subsecretario de Energía, Francisco López, declaró en la comisión del Parlamento que con el uso de leña seca disminuye en 34 % las emisiones contaminantes. Igualmente, abogó para que la iniciativa pueda incluir otros biocombustibles sólidos como pellets, briquetas, carbón vegetal y desechos agrícolas, que junto a la leña debiesen entregar energía limpia y eficiente.