Valparaíso

Para conmemorar la creación de esta área silvestre protegida, CONAF invitó a 32 alumnos del colegio El Tabo, junto a profesores y apoderados, a un recorrido guiado por el humedal.  

En compañía de profesores, apoderados y guardaparques de la Corporación Nacional Forestal (CONAF), 32 alumnos del colegio El Tabo, de quinto hasta octavo básico, celebraron los 44 años de vida del Santuario de la Naturaleza Laguna El Peral, área silvestre protegida creada el 31 de julio de 1975, mediante el Decreto Supremo N°631 del Ministerio de Educación.

Los estudiantes recorrieron los principales senderos y atractivos del humedal, que anualmente recibe a cerca de 25 mil personas, principalmente a amantes de la ornitología y turistas en busca de un espacio tranquilo de contacto con la naturaleza. Asimismo, durante la jornada  recibieron una charla  respecto a la flora, fauna, amenazas e historia del lugar.

Posteriormente, funcionarios de la institución forestal obsequiaron a los educandos  bolsas reutilizables, calendarios y llaveros alusivos al cuidado del medio ambiente y la conservación de la biodiversidad, para que no olviden la experiencia enmarcada en el aniversario del “pulmón verde”.

La jefa del departamento de Áreas Silvestres Protegidas de CONAF Valparaíso, Javiera Meza, resaltó que  la unidad “es un importante espacio de nidificación, alimentación y descanso de aves en la zona central de Chile, que es necesario dar a conocer y sobre todo conservar. Por eso, a través de nuestro programa de educación ambiental, trabajamos fuertemente con las escuelas aledañas, tanto en aula como en terreno, para que los niños aprendan sobre sus  características y relevancia”.

Por su parte, el administrador y guardaparques del santuario de la naturaleza, Ignacio Miranda, destacó que “el humedal es un lugar idóneo para la educación ambiental y las investigaciones científicas, debido a sus recursos, fácil acceso y  cercanía con centros poblados provinciales y  grandes urbes del país. Acá tenemos la presencia de más de 100 especies de aves, entre las que destacan el cisne de cuello negro, las taguas, las garzas y las gaviotas Cáhuil”.

Accesibilidad universal

El santuario de la naturaleza, además de no tener costo para  los interesados en disfrutar de sus bellos parajes, cuenta con un sendero para personas con movilidad reducida, de 500 metros lineales, aproximadamente. A su vez, posee miradores habilitados para ingresar con sillas de ruedas.