Más de 1.700 personas participaron en Programa de Empleo de CONAF

Sobre las 1.700 personas distribuidas en nueve regiones participaron esta temporada 2020-2021 en el Programa de Formación, Capacitación y Empleo (Profocap), que desarrolla CONAF desde hace 15 años. Esta iniciativa es altamente valorada por su gran aporte a la sociedad, en especial a la población de mayor vulnerabilidad del país, ya que busca contratar, formar e insertar laboralmente a personas del Subsector Seguridad y Oportunidades del Ministerio de Desarrollo Social y Familia.

La temporada 2020-2021, que dispuso de 1.800 cupos, tuvo la particularidad de generar, por parte de los equipos técnicos del Profocap, alternativas innovadoras para desarrollar el programa, atendiendo el escenario de pandemia Covid-19 que vive Chile y el mundo.

Las actividades partieron en el mes de noviembre de 2020 y finalizaron en febrero de 2021, con una participación total de 1.781 personas (98,94% de los cupos). Del total, 1.347 lograron completar el programa (75,6%). En cuanto a la participación por género, 1.614 fueron mujeres, en su mayoría jefas de hogar (90,6%); mientras que 167 hombres (9,4%) participaron en el programa.

César Ancalaf, Coordinador Nacional de Empleos de CONAF, comentó que “éste ha sido un buen logro de CONAF, gracias al gran trabajo y compromiso de los equipos regionales, los que hicieron carne el sentir de la Dirección Ejecutiva d CONAF respecto a ocuparnos de quienes más lo necesitan. A través de la Coordinación Nacional de Empleos, se generaron protocolos estrictos para dar seguridad a los trabajadores y, por otro lado, los equipos regionales mostraron su versatilidad para ir adaptando su trabajo a las condiciones sanitarias de la comuna donde estuvimos. Y hoy los resultados están a la vista, porque los grupos no se transformaron en un foco de contagios. Logramos una permanencia superior al 75%”.

Desde la mirada local, Cristián San Martín, Coordinador del Programa en la Región de La Araucanía, indicó que “trabajo en el Profocap desde el 2011 y cada año lo esperamos con el mismo entusiasmo, porque entendemos que estamos dándoles oportunidades a las personas y a sus familias. Este año no paramos, a pesar de la pandemia. Como región fuimos el único programa que fue al rescate del empleo de quienes más lo necesitaban. Pudimos cumplir con la meta de buscar personas que requieren trabajar e insertarse laboralmente. La gente quedó muy agradecida, ya que adquirieron competencias para poder ingresar al mundo laboral. Lo mejor de este trabajo es que todo el esfuerzo va directamente en beneficio del grupo familiar. Los inscritos participaron activamente en el proceso a través de canales digitales. Además, se entregó material impreso para realizar en casa actividades que fueron monitoreadas por los capacitadores y jefes técnicos”.

El programa es desarrollado por profesionales capacitados de CONAF, quienes ejecutan distintas acciones para hacer posible este trabajo en corto tiempo y que luego continúa con la búsqueda de la inserción laboral de los participantes o de la creación de microempresarios en el campo laboral. Esta iniciativa cuenta también con el apoyo de los ministerios del Trabajo y Previsión Social y de Desarrollo Social y Familia, con el objetivo de mejorar la condición socioeconómica de los y las participantes.

Una de las coordinadoras del programa con más tiempo en la ejecución de la labor es Claudia Guineo, quien asevera que “ha sido una experiencia muy enriquecedora en lo profesional y personal, ya que te acerca principalmente a las mujeres de cada territorio. Comencé en este lindo desafío cuando me encontraba en la Región de Los Ríos, en el año 2015, y actualmente lo llevo a cabo en la Región de Los Lagos. Este programa conecta con las personas de una manera más humana, te acerca a cada hogar a través de las confianzas que se adquieren con las/os trabajadoras/es en sala, en las dinámicas grupales y personales. Es un programa que en cuatro meses de duración prepara y fortalece a cada persona haciéndola más independiente, más luchadora, más fuerte emocionalmente, con más herramientas para ir por sus sueños”.

Claudia afirma que “el 2020 fue complicado, pero muy enriquecedor. Tuvimos que adaptar las clases, la forma de comunicarnos, el uso de tecnologías. Quienes no sabían utilizar las videollamadas o trabajo virtual debieron aprender, junto a sus hijos o familiares. Pudimos ver que las ganas de aprender, de compartir experiencias, de superarse, no se detuvieron por la pandemia. Al contrario, en esta situación se mostró la fuerza interior de cada una/o”.

Pese a que la mayoría de las comunas en donde se realizó el Profocap estuvieron en cuarentena a raíz de la pandemia Covid-19, el programa logró reinventarse, pasando de ser de forma presencial a utilizar las herramientas tecnológicas para cumplir con su propósito, tarea que fue un desafío para la CONAF, ya que por primera vez en tantos años se lleva adelante el trabajo de forma digital, asumiendo los retos que ello conlleva.