La localidad rural mantiene una alta carga de combustible vegetal cercano a casas, lo que representa una amenaza para la población. Además, en la zona son habituales las quemas ilegales de desechos agrícolas y forestales.

Los integrantes de la Casa Cultural El Chagual buscan disminuir la amenaza de incendios forestales en el sector rural de Quebrada Alvarado, en Olmué, donde convergen viviendas con extensas áreas boscosas. Y para adquirir más conocimientos sobre la problemática, instruir a los vecinos e implementar acciones preventivas en la zona, tomaron contacto con personal de la Corporación Nacional Forestal (CONAF).

En ese contexto, el grupo de Intervención Social y Prevención de Incendios Forestales de la institución forestal capacitó a los miembros de la organización local, entre otros aspectos, en torno a técnicas de silvicultura preventiva o manejo de combustibles, medidas para reforzar la protección de inmuebles ante eventuales siniestros, y la normativa legal relativa al uso del fuego para la eliminación de desechos silvoagropecuarios.

Al respecto, el director regional de CONAF, Sandro Bruzzone, advirtió que “Quebrada Alvarado tiene una alta carga de combustible vegetal cercano a casas, lo que representa un riesgo importante para la población. Además, en la zona son habituales las quemas ilegales de desechos agrícolas y forestales, así como las acciones negligentes en cuanto al uso de herramientas eléctricas al aire libre, para trabajos en parcelas o segundas viviendas”.

Añadió que “durante el verano aumenta considerablemente la población flotante en la localidad y, lamentablemente, algunos turistas no tienen la misma preocupación que los residentes, y arrojan basura en las pendientes, queman la misma o realizan fogatas sin los resguardos correspondientes”.

Asimismo, Bruzzone resaltó que “nuestro personal enseñó a los vecinos a minimizar el impacto de los incendios forestales, a través de las podas, manteniendo el pasto en condición baja, con operativos de sensibilización comunitaria, de retiro de basura y, fundamentalmente, evitando los descuidos cerca de la vegetación”.

Déficit hídrico y accesos

Por su parte, la encargada de Educación Ambiental de CONAF, Ana María Parrao, recalcó que en Quebrada Alvarado, “el arbolado nativo tiene un gran déficit hídrico, se está secando nuestro bosque esclerófilo y se nota en el lugar. Entonces, cualquier uso indebido del fuego puede generar un incendio de difícil control”.

En la misma línea, acotó que la localidad “tiene quebradas abruptas, con mucha vegetación nativa y caminos muy estrechos. Si llega a ocurrir un incendio en época estival o en un fin de semana largo, tendremos un problema con los accesos para las unidades de emergencia”.

Cabe consignar que la capacitación se efectuó en la medialuna de Quebrada Alvarado, hasta donde llegaron lugareños e integrantes de la Casa Cultural El Chagual, quienes mantienen activa una brigada forestal en el sector.