Personal de CONAF usará fuego para prevenir incendios forestales de magnitud

Tras los años de sequía que experimenta el país, la cantidad de vegetación muerta y seca aumentó en las zonas rurales y de interfaz urbano-rural, por lo que su acumulación significa mayor cantidad de combustible disponible que incrementa la voracidad de los incendios forestales durante los meses de mayor ocurrencia.

Por tal motivo, personal de la Corporación Nacional Forestal (CONAF) capacita a su personal en el uso del fuego técnico o quemas prescritas, destinadas a disminuir el combustible, a través de dos cursos que imparten cuatro expertos españoles de la Fundación Pau Costa, según informó la gerenta de Protección contra Incendios Forestales, Aída Baldini.

“Este fuego es un fuego técnico, es para disminuir la carga de combustible, para que en el caso de algún incendio, este no se provoque, porque no va a encontrar la disponibilidad inmediata del combustible fino muerto”, enfatizó la gerenta, quien añadió que “el fuego técnico se está usando cada vez más en Europa, España —específicamente—, en Italia y Estados Unidos, donde hemos visto a través de la televisión cómo han hecho contrafuegos para lograr controlar estos incendios de magnitud que están teniendo. Es una técnica muy usada en incendios, en la cual requerimos tener a nuestro personal preparado al mejor nivel”.

Respecto a las aprehensiones que puede suscitar el uso del fuego técnico, Baldini declaró que “que en estas quemas algo de dióxido de carbono (CO2) se emite, pero es mínimo en comparación a la posibilidad de las emisiones por los incendios que se puedan provocar, porque esto lo estamos haciendo en lugares que realmente son peligrosos y necesitamos bajar ese riesgo”.

Junto a lo mencionado, Juan Caamaño, técnico de operaciones de la Fundación Pau Costa, indicó que al emplear la técnica “controlamos las variables en las que aplicamos fuego, es decir: la humedad del combustible, la temperatura, el viento, la humedad del aire y definimos el día idóneo para aplicar lo que denominamos ‘el fuego bueno’, cuyo objetivo es eliminar parte del combustible muerto”.

Respecto al eventual daño que puede sufrir el suelo tras una quema prescrita o fuego técnico, Caamaño declaró que “si se utiliza de manera correcta, no lo afecta, porque se aplica cuando la humedad del suelo es suficiente y no se ve afectado por el paso del fuego, que es de baja intensidad”.

El curso que imparten los expertos españoles en Chile, específicamente en el Centro Experimental Tanumé de CONAF en la comuna de Pichilemu entre el 28 de agosto al 10 de septiembre, se denomina “Introducción al manejo del fuego técnico para prevención y extinción de incendios forestales”.

La Fundación Pau Costa, con la que CONAF suscribió un convenio de cooperación y colaboración, es una entidad global que lucha contra los grandes incendios forestales mediante la investigación y la experiencia en gestión de las emergencias, con vocación en la divulgación de conocimiento y hacer tangibles proyectos que sirvan tanto a la comunidad de incendios forestales como a la sociedad.