Arica y Parinacota

“Queremos proteger más allá de lo que ya se protege y que vuelvan nuestros hijos y nietos”, afirmó integrante de sucesión propietaria de territorio ubicado en la Reserva de Biosfera Lauca, con la que CONAF firmó acuerdo.

No sólo manejo ganadero y recuperación de bofedales han sido los ámbitos de trabajo del proyecto Manejo sustentable de la tierra.   Ahora la CONAF dio el vamos a una primera experiencia en el ámbito turístico sustentable, la que protagonizarán los integrantes de la Sucesión Huanca Mollo, propietaria del predio de Chingane, ubicado al interior del Parque Nacional Lauca.

El acta de acuerdo suscrita para tales fines,” tiene una connotación significativa en el quehacer turístico local de esta área silvestre protegida”, afirmó el director de CONAF, Héctor Peñaranda, y qué mejor que canalizar este apoyo a través del plan predial que ya respalda el proyecto con otro tipo de manejos.

El convenio incluye entre sus aspectos principales, manejar localmente el uso de los senderos que llevan a las lagunas Cotacotani, favoreciendo al conjunto de la sucesión y los troncos familiares que la integran, los que además están agrupados en la Asociación Indígena Etnias Ancestrales Hijos de Chingane.

Dionisio Huanca Maldonado, actual presidente de la organización explica que el acuerdo firmado con CONAF está hecho bajo una mirada de protección de la biodiversidad, así como del patrimonio que heredaron de sus ancestros.  “Tenemos sitios que turísticamente son muy hermosos y estamos tratando que las personas conozcan nuestro territorio, sepan de las vivencias que allá existen y conozcan nuestra flora y fauna”.

De hecho el acuerdo que apoyará el proyecto contempla habilitar dos o más senderos turísticos e instalar letreros con leyendas en español e inglés y glosario aymara, y con las respectivas indicaciones de la ruta, el sistema de pago y registro de los visitantes.

Zona intangible

El convenio con la sucesión Huanca Mollo permitirá además diseñar el plan de uso público del predio  -de once mil hectáreas- el que forma parte de la zona núcleo de la Reserva de Biosfera Lauca.  En este sentido Sandro Maldonado, encargado de Asuntos Indígenas de CONAF regional explica que “una zona núcleo dentro de la zonificación que hace la Unesco para las reservas de biosfera, es la zona con más protección, destinada a la conservación de la diversidad biológica y al monitoreo de ecosistemas poco perturbados”.

Al respecto, Dionosio Huanca afirma que “nosotros queremos ir mucho más allá, proteger más aún de lo que ya está protegido.  Y una de las instancias es la declaración de la zona intangible, para que de ese modo se proteja aún más el ecosistema”.

¿Por qué es tan importante el ecosistema para una familia aymara como ustedes? Porque todo es un ciclo, todo tiene su razón de ser.  Nosotros somos parte de la naturaleza.  Por eso nos da tristeza, ver cómo hay menos aves,  da pena ver como se está destruyendo la biodiversidad, pues hay menos agua. Entonces la única manera es buscar medios que protejan a todo este sistema de la biosfera.  Creo que importante y es la única forma de existir en la zona andina, porque si dejamos abandonados ese ecosistema, lamentablemente el día de mañana se puede destruir todo, incluso Arica, porque el lago Cotacotani está en las ubicaciones principales y de ahí nace el río Lauca que alimenta todo Arica prácticamente.

¿Cómo toman el agregar el turismo a la gestión del proyecto Manejo sustentable de la tierra?  Este es un mecanismo para integrarnos nosotros. Yo creo que esta es la base para que vuelvan las futuras generaciones.  Queremos que vuelvan nuestros hijos, nietos y biznietos. Y la base fundamental es la protección del medioambiente, involucrando las aves la fauna y por supuesto también los animales nuestros, que son la base de nuestra subsistencia.