En la bahía El Padre de la isla Robinson Crusoe, voluntarias y voluntarios auxiliaron a tres crías que se encontraban enredadas entre cuerdas, mascarillas y otros desperdicios humanos.

Voluntarias y voluntarios de la comunidad, la Corporación Nacional Forestal (CONAF), Carabineros, el Ministerio de Medio Ambiente, el municipio local y la fundación Endémica realizaron un operativo de limpieza en la bahía El Padre de la isla Robinson Crusoe, en el archipiélago de Juan Fernández.

Durante dos jornadas, en el marco de la conmemoración del Día Mundial de las y los Guardaparques, el grupo trabajó arduamente en la recolección y segregación de residuos, que luego fueron trasladados en lancha hasta el vertedero municipal.

“Entre los desperdicios se identificaron, principalmente, elementos de plástico y metal, como botellas, bidones, productos de aseo personal, plumavit, latas de aluminio, fierros, cables y alambres, que ponen en riesgo a la biodiversidad del entorno”, manifestó el director regional de CONAF, Luis Correa.

En ese contexto, agregó que “las voluntarias y los voluntarios lograron auxiliar a tres ejemplares de lobo fino de Juan Fernández, menores de un año, que se encontraban enredados entre cuerdas, mascarillas y otros desechos de las personas”.

Por su parte, el funcionario del Ministerio de Medio Ambiente, Andrés Cádiz, manifestó que “la limpieza de playas es necesaria para reducir el impacto de los residuos de origen antrópico sobre la biodiversidad de la zona. Particularmente en el sector de bahía El Padre, el retiro de residuos resulta fundamental, ya que en la zona usualmente se encuentran lobos finos, una especie endémica del archipiélago. Estos animales suelen interactuar con la basura y en múltiples ocasiones se registran enredos, daños o incluso muerte de individuos”.

En tanto, el presidente de la fundación Endémica, Felipe Paredes, valoró la instancia, ya que “distintos miembros de la comunidad tuvieron la posibilidad de contribuir a la conservación de nuestras áreas marinas protegidas, además de conocer más sobre nuestros ecosistemas. Y si bien la contaminación marina provienen principalmente de agentes externos, somos nosotros los guardianes y responsables de nuestro maritorio”.

Cabe consignar que el operativo contó con la colaboración de la Armada, que proporcionó una lancha para el desplazamiento del grupo de voluntarias y voluntarios; y de la ONG Parley, que suministró alimentos.