Valparaíso

El Comité de Protección Civil sostuvo una reunión virtual para coordinar acciones de prevención y control de emergencias forestales en la comuna. CONAF definió los puntos más vulnerables dentro de la ciudad puerto.

Una reunión virtual para delimitar estrategias de prevención y control de incendios forestales, ad portas de los meses más calurosos del año, sostuvo el Comité de Protección Civil de la Municipalidad de San Antonio, encabezado por el alcalde Omar Vera.

En la instancia, el jefe provincial del Departamento de Protección Contra Incendios Forestales de CONAF, Patricio Balladares, realizó una exposición respecto al trabajo que la Corporación ejecutará en la ciudad puerto, “focalizando sectores y entregando recomendaciones de prevención de incendios forestales, destacando entre ellas la silvicultura preventiva, es decir, el manejo del arbolado y la vegetación cercana a la zona de las viviendas, la modificación y ordenamiento del territorio, la eliminación de la vegetación viva o muerta y el manejo de combustibles”.

Asimismo, el experto mencionó los puntos de mayor riesgo en la zona, donde resulta necesario redoblar los esfuerzos para mitigar la incidencia y el daño de eventuales emergencias forestales, como “el sector El Carmen, la población Bruselas, la villa Los Conquistadores, la villa El Sol, la población Baquedano, el camino Cuncumén, el Cristo de Maipo, la villa Maranata, la quebrada Huallipén, el fundo Llolleo, Lo Gallardo, Alto Cementerio Patronal y Potrerillos”.

Positivo balance comunal

Balladares, además, dio a conocer las estadísticas del período de alta probabilidad de ocurrencia de incendios forestales 2019-2020, que comenzó el 1 de julio del año pasado y culminó el 30 de junio del presente.

Según explicó, CONAF registró 36 siniestros en la comuna de San Antonio, lo que equivale a un 35 % menos que en el período comprendido entre el 1 de julio del 2018 y el 30 de junio del 2019, cuando anotó 55 focos incendiarios.

En cuanto a la superficie afectada, Balladares precisó que hubo 23.6 hectáreas quemadas, lo que representa un 91 % menos que en la temporada anterior, cuando se contabilizaron 276.24.